jueves, 31 de marzo de 2016

MAL DE ALTURA



hay una cima mítica y muy alta dentro de ti, que son los 50, desde la que se supone que todo debe de ser serenidad y armonía, un paisaje acogedor y despejado y tranquilo, pero lo que en realidad se siente al coronarla es vértigo, un horizonte encapotado y sobrecogedor y helado, que no os vengan con cuentos... otra cosa es qué sentido del equilibrio tengas tú en concreto, cómo se sujeten tus pies en la tierra y qué remedios hayas aprendido durante el ascenso para soportar el mal de altura... como dice un viejo proverbio zen: cuando llegues a la cima de la montaña, sigue subiendo...


Vicente Muñoz Álvarez

ZONA


qué difícil
entender el mundo
tener la conciencia tranquila
cumplir con todo a tiempo
reciclarse estar al día
no desesperarse acobardarse
deprimirse abandonarse
no enfermar

qué fácil
desfallecer
arrojar la toalla
elegir mal el camino
qué pequeños somos
cuánto nos exigen
qué jodido nos lo ponen
y qué fácil es fallar


Vicente Muñoz Álvarez,
de Canciones de la gran deriva (Origami, 2012).


miércoles, 30 de marzo de 2016

PELÍCULAS PARA LA PENUMBRA en LA TORMENTA EN UN VASO


En el año 2011, la editorial Eutelequia sacó a las librerías Cult movies. Películas para llevarse al infierno, un libro donde el escritor y poeta leonés — una de las voces más destacadas, si no la principal, del underground español—, Vicente Muñoz Álvarez (Leon, 1966) seleccionaba un centenar de películas que, para él, resultaban de inexcusable “visionado”, o quizás “videado”, por utilizar su expresión, ya que la mayoría de ellas no se proyectan regularmente en cines ni en televisiones, y para poder verlas hacía falta muchas veces un esfuerzo de rastreo y casi de investigación policial para conseguir hacerse con una copia, a pesar de los inmensos almacenes que uno puede encontrar en la Red. Pero en todos los casos de aquel libro, el esfuerzo merecía la pena y el fruto era encontrarse frente a una película distinta, extraña, inquietante, salvaje…

Vaya por delante que las películas que Vicente Muñoz recomendaba en aquel libro, al igual que las que recomienda ahora en este que acaba de aparecer, Películas para la penumbra, no están significadas seguramente por su calidad técnica, o por su excelente argumento, o por la magnífica interpretación de sus actores. A veces también, pero en todo caso no se trata de películas recomendables “al uso”, sino de películas que destacan y a las que se les rinde culto (tomo palabras del prólogo): «por lo crítico, lo atípico, lo raro, lo grotesco, lo perverso, lo incómodo, lo hiriente, lo hipnótico, lo arrebatador». Películas, en resumen, que despojan al cine de ese papel que muchas veces quiere dársele de mero vehículo de ocio y entretenimiento y le devuelve esa otra función, que para muchos directores y espectadores es la idónea, que es servir para expresar lo que quizás no podría expresarse de otro modo, el mundo de las pesadillas, de lo inefable, de lo oscuro…

Este es el factor común de las 132 películas ahora seleccionadas y por lo que son, o merecen ser tenidas, como películas de culto. En la mayoría de los casos se trata de filmes marginales, proyectados en círculos minoritarios o que han tenido un efímero paso por las salas, pero nos encontramos también con películas que, pese a todo, podrían calificarse de exitosas, incluso de comerciales, como Moby Dick, de John Huston, o varias películas de Polanski, que se distinguen, en último caso, de las películas digamos “corrientes” por buscar un planteamiento distinto, original, insólito y hasta contrario a lo establecido.

Son películas que buscan retratar lados oscuros, comportamientos febriles, aspectos morbosos. El recopilador de ellas, Vicente Muñoz Álvarez, se manifiesta en muchas páginas del libro amante de lo grotesco, de lo truculento, de lo escalofriante, y declara su pasión por el fantaterror, las historias vampíricas y de ultratumba, así como por la psicodelia y los comportamientos alterados, pero en su selección hay películas como Harold y Maude, de Hal Ashby, o la impresionante Atlantic City, de Louis Malle, donde la cuerda de lo habitual se rompe por el lado de lo tierno y humano. También en cintas como ¿Qué fue de Baby Jane?, de Robert Aldrich, donde las más brutales pasiones humanas son suficientes para trasladarnos a esa realidad inquietante.

El periodo que Vicente Muñoz Álvarez cubre es prácticamente toda la historia del cine, desde los años 20, con Las manos de Orlac, de Karl Freund, hasta la muy reciente Searching for a sugar man, de Malik Bendjelloul. Por el camino, todo un conjunto de filmes dignos de culto, y la especial predilección del autor por el “giallo” italiano y, recientemente descubierta, por el cine de terror mexicano de los años 60.

En su nómina de películas y autores hay también un apartado, y no de los más pequeños, para los cineastas españolas, entre los que destaca a Carlos Saura, algunas de cuyas películas ya registró en el libro anterior, y otras como Cría cuervos o Elisa, vida mía incluye en esta selección. Desde Fata morgana, de VicenteAranda, a Morbo, de Gonzalo Suárez, pasando por El extraño viaje, de Fernando Fernán-Gómez, Mi querida señorita, de Armiñán, y varios filmes en los que interviene el gran José Luis López Vázquez, el autor hace mención de, al menos, una decena de películas españolas dignas de figurar entre las más auténticas.

En resumen, un libro necesario para el cinéfilo o para quien considere el cine como un arte con todas sus consecuencias y no como un simple pasatiempo comercial. Pues como tal arte, debe buscar una forma de expresar lo turbador y lo conmovedor. A estos, sin duda, les resultará de mucha utilidad este listado de películas, como manera de guiarse en medio de la avalancha de filmes insustanciales, películas de temporada o proyecciones simplemente vacías.


Excodra, Madrid, 2015. 182 pp. 15,90 €

Miguel Baquero, en La tormenta en un vaso.



martes, 29 de marzo de 2016

MARCAPASOS



cuántas heridas
 cicatrices horas
puede aguantar
sin dejar de latir
un corazón

es la pregunta

tic tac
tac tic

es la respuesta

cuéntalas


Vicente Muñoz Álvarez

domingo, 27 de marzo de 2016

LA CAÍDA DE LA CASA USHER



Mucho menos conocida que la versión de Roger Corman de 1960 (también estupenda), la adaptación que en 1928 hizo Jean Epstein de La caída de la Casa Usher, el gran relato de Edgar Allan Poe, es un prodigio de simbolismo y evocación poética, que atiende más al fondo morboso y enfermizo del cuento que al puramente terrorífico, y nos regala la magistral interpretación de Jean Debucourt en el papel de Roderick Usher, alucinada y emotiva donde las haya.

No obstante, Epstein refunde en la película dos relatos de Poe, La caída de la Casa Usher y El retrato oval, y ecos de otros varios, Ligeia y El pozo y el péndulo, dando como resultado un híbrido de lo más apetecible, que potencia la languidez y locura del texto original.

La ambientación gótica y sombría, las inmensas y ominosas estancias del caserón, las cortinas ondeando al viento, los melancólicos acordes de la guitarra de Frederick Usher, el entierro y la posterior resurrección de Madeline y el tono onírico y surrealista del film suplen con creces la carencia de diálogos y nos sumergen en un estado de trance difícil de olvidar.

Una maravilla del cine mudo, en suma, que ha superado con sobresaliente la prueba del algodón.

Vicente Muñoz Álvarez

La caída de la Casa Usher en Vimeo:


viernes, 25 de marzo de 2016

GAS


a un paso ya de los 50, fecha roja en el calendario, y toda esta avalancha de recuerdos y sensaciones tan difícil de conciliar... ha habido mucho y bueno, sin duda, lo que se dice una vida intensa y plena, tantas cosas y experiencias que quedan atrás, amor verdadero, grandes gestas y gestos y viajes internos y externos, y ha habido, también, algo que hasta hoy me ha salvado de la autodestrucción y el caos, la literatura... por y para ella mi vida, o al menos gran parte, y en muy diferentes facetas: la de lector, la magia de los pensamientos y los grandes maestros, la de escritor, mi catarsis y forma de estar en la tierra, y la de editor, el placer de haber sido durante dos largas décadas testigo privilegiado de una generación de poetas con los que comparto ideario y metas... pero es todo tan confuso y aleatorio a la vez, los adioses y las despedidas, las ilusiones perdidas, las estaciones que vienen y van y los remolinos de polvo y viento, que aún a estas a alturas no tengo ni la más remota idea de cómo interpretar este juego... ha habido mucho y bueno, sin duda, y también amargos tragos, decepciones, fracasos y desengaños, y todo es una amalgama desconcertante de sensaciones, como un torbellino dentro de mí, y supongo que exactamente en eso consiste el viaje, yin y yang, pero no me acostumbro a este juego... sé muy bien cuál es el camino, qué la iluminación y cómo se puede alcanzar, no dilucidar ni pensar, no mirar ni adelante ni atrás, simplemente estar, y en ello persevero, pero a la fugacidad de la vida y a los estragos del tiempo, lo reconozco, no me acabo de acostumbrar...


Vicente Muñoz Álvarez

EL MERODEADOR: Sinopsis.



El merodeador describe una visión: la de un narrador enfrentado en soledad a sus propios fantasmas. 

Durante casi una década, huyendo del esplín de la ciudad, viví en viejas casas de pueblo aisladas y me dediqué, entre otras cosas, a escribir una ficción relacionada con mis percepciones y experiencias de ese cambio de entorno y lapso de vida, cuando menos, alienante y confuso. Lo que en principio iba a ser un retiro creativo y una expansión sensorial, se convirtió paulatinamente en una especie de laberinto de tinieblas y cárcel de sombras que, finalmente, me forzó a regresar de nuevo a la ciudad... 

Novela fragmentada y en construcción, diario existencial, monólogo interior, libro de ensueños... El merodeador narra el desasosiego bernhardiano de aquellos días y la sensación de vaciamiento y deriva, de extrañamiento, que a partir de entonces se hizo habitual en mí.


Próximamente en ACVF Editorial



miércoles, 23 de marzo de 2016

ALGO SE ROMPIÓ



qué me pasa por dentro, qué falla exactamente y en qué momento algo se rompió, dónde el origen, la causa, la sinrazón, y cómo liberarme de tantos lastres y traumas, cuál es en el fondo el problema y por qué dejó de funcionar correctamente mi corazón... eso me pregunto a menudo, porque no consigo aprender la lección, por más que me psicoanalizo y leo a los maestros antiguos no logro asimilar la lección, y sangran aún las heridas, como las nubes que pasan, estigmas recurrentes en el corazón...


Vicente Muñoz Álvarez


PELÍCULAS PARA LA PENUMBRA en FOTOGRAMAS

martes, 22 de marzo de 2016

EL MERODEADOR en ACVF EDITORIAL



El insomnio, el miedo a envejecer, la hipocondría...

Como en El crack-up, de F. Scott Fitzgerald, Vicente Muñoz Álvarez narra en El merodeador un estado mental al borde de la quiebra. Y como Winesburg, Ohio, de Sherwood Anderson, y tantos otros grandes libros de relatos, también El merodeador puede y debe leerse como un todo que multiplica el sentido de cada una de sus narraciones, en una estructura circular y autorreferente.

Lirismo, realismo... Un homenaje a Bernhard y a Pessoa...

Una cría de delfin en la playa y unos peces en la pila de la cocina. Unos gatos en un contenedor de basura, cuyos maullidos reavivan una y otra vez la culpa y la angustia. Y la presencia permanente de ese otro yo que mira sin vivir.

Vicente Muñoz Álvarez nació y vive en León. Es una de las voces más personales de la literatura alternativa española y, como editor y antologista, uno de sus más activos dinamizadores. Entre sus poemarios, se cuentan Canciones de la gran deriva y Animales perdidos, y entre sus libros de prosa, Los que vienen detrás y Regresiones. Su ensayo más reciente es Cult movies: películas para la penumbra. Edita el fanzine Vinalia Trippers.



lunes, 21 de marzo de 2016

EL MERODEADOR. Reedición ampliada.



no soy un escritor de premios (no son mi estilo, no me presento) ni intrigas palaciegas ni grandes editoriales ni ventas, soy consciente, pero he tenido siempre el privilegio de ver publicados todos los libros que he escrito (y van ya unos cuantos), y ese, también soy consciente, es mi premio: que alguien a quien la mayoría de las veces ni siquiera conozco apueste y luche por mi obra, sin más ni más... y con el paso de los años, también, de ver reeditados varios de mis títulos, Monstruos y prodigios, MarginalesMi vida en la penumbra, Canciones de la gran deriva, El tiempo de los asesinos, Películas para llevarse al infierno...

le toca ahora el turno a uno de mis favoritos, El merodeador, que publicó Baile del sol en 2007 con ilustraciones de Toño Benavides y que reedita revisado y ampliado con dos nuevos capítulos ACVF Editorial... un libro de relatos que se puede leer como una novela o una novela que se puede leer como un libro de relatos, lo mismo me da, el caso es que está ya a punto de salir de imprenta...

por cómo y dónde y cuándo lo escribí, es con uno de los que más me identifico, y poder verlo ahora reeditado en papel es una satisfacción y placer...

este, sin duda, es mi premio:


viernes, 18 de marzo de 2016

LARVA



hay una larva por dentro, el pasado y el futuro retorciéndose ávidamente dentro de mí, devorándolo todo, y a la vez, también, lo sencillo y lo cuerdo, el ahora y el aquí, lo que debería hacer y no hago, ser y no soy, sentir y no siento, y todo se fusiona aleatoriamente, larvas e insectos, deseos y anhelos, en este pozo sin fondo que es mi cabeza... y están luego los traumas y complejos, estigmas y heridas, cómo sangran y condicionan, y tantas otras cosas que no logro conciliar... quiero y no puedo, siento y no siento, gozo y padezco... 

¿ o sólo me pasa a mí?


Vicente Muñoz Álvarez

DOLORES DE POESÍA: Hoy en León.



La ronda poética ‘Dolores de poesía en los bares’ cumple este año siete años. Un singular desfile que ‘engancha’ seguidores cada edición. Algunos locales de este peculiar ‘Via Crucis’ poético, como la mítica buhardilla del CCAN, han desaparecido; y otros, como el Bardalla, también han cerrado sus puertas. Sin embargo, la cita, que tendrá lugar este viernes, se mantiene en pie y conquistará otros territorios de peregrinaje, además Casa Benito, la centenaria taberna que se apuntó desde el principio a esta procesión etílico-lírica. Junto a los poetas ya clásicos de esta ronda, este año los organizadores han incorporado una etapa prólogo, para dar ‘la iniciativa’ a un colectivo cultural emergente, Producciones Infames (Calle San Salvador del Nido, 4). Tras esta parada, a las 20.45 horas, el desfile se encaminará al Benito (21,30 horas), de ahí al Cardo (22,15 horas), el Belmondo (23,00 horas) y El Gran Café (23,45 horas).

Los recitadores de este año son: Luis Miguel Rabanal, Gsús Bonilla, Miguel Escanciano, Ildefonso Rodríguez, Abel Aparicio, Silvia Diaz Chica, Jorge Blanco, Toño Morala, Silvia Abad Montoliu, Vicente Muñoz Álvarez, Xen Rabanal, Julia Conejo, Charo Acera Rojo, Víctor M. Diez, Eloísa Otero y Felipe Zapico Alonso.



martes, 15 de marzo de 2016

DOLORES DE POESÍA EN LOS BARES



Y el séptimo año no descansó.

Siete años de ronda poética por los bares y calles del León antiguo. Siete años de poesía, amistad y cariño por parte de los auténticos artífices de la celebración; todos aquellos amigos que nos acompañan en las distintas paradas, etapas, estaciones.
Siete años y lo que ha cambiado todo en León, y lo que ha cambiado el ambiente poético, y lo que nos alegramos, sin duda.
Algunos de los bares donde hemos procesionado no existen como tales, la buhardilla del CCAN fue clausurada de malas formas y peores modos por las peperas autoridades municipales, el Bardalla ha cerrado por su propia mano recientemente. El año pasado incorporamos un lugar con solera entre la mayoría de los actuantes El Cardo. El Benito contempla nuestros seis años de vida desde su centenario que celebra en este 2015, el Belmondo sigue sin parar en sus acciones y movidas y El Gran Café celebra sus conciertos, presentaciones y la inigualable jam sesión de los martes. 

Este año incorporamos una etapa prólogo con un colectivo cultural que viene pidiendo paso en esta ciudad, Producciones Infames (Calle San Salvador del Nido, 4)

Y ahí estamos nosotros, esos que dicen versos en la noche, entre el vaho producido por el frío tan ausente este invierno y el vapor del alcohol, la nómina de esta año está compuesta por los siguientes versificadores

Luis Miguel Rabanal
Gsús Bonilla
Miguel Escanciano
Ildefonso Rodríguez
Abel Aparicio
Silvia Diaz Chica
Jorge Blanco
Toño Morala
Silvia Abad Montoliu
Vicente Muñoz Álvarez
Xen Rabanal
Julia Conejo
Charo Acera Rojo
Víctor M. Diez
Eloisa Otero
Felipe Zapico Alonso

Programa

Etapa prólogo:
Producciones Infames, 20:45 (Calle San Salvador del Nido, 4)

El Benito, 21,30 horas
El Cardo, 22,15 horas
Belmondo, 23,00 horas
El Gran Café, 23, 45 horas

Se recomienda ingerir alimentos sólidos en algún momento de la ronda.

Cartel cortesía de Julia D. Velázquez.


Nos vemos en los bares.


domingo, 13 de marzo de 2016

VIAJE SIN RETORNO AL CINE DE CULTO


La librería La esquina del zorro acogió la presentación de ‘Cult movies: películas para la penumbra’, el singular «diario de cine» del escritor Vicente Muñoz Álvarez.

Vampyr (1932) de Dreyer, joyas del gótico italiano como El molino de las mujeres de piedra (1960) de Giorgio Ferroni, El extraño viaje (1962) de Fernán Gómez, trabajos que no fueron muy apreciados en el momento de su estreno como Zabriskie Point (1970) de Antonioni o la reciente The Babadook (2014) de Jeniffer Kent. Todas estas películas forman parte de la selección de 132 filmes que Vicente Muñoz Álvarez ha reunido en Cult movies: películas para la penumbra (Excodra editorial).

Arropado por Gsus Bonilla, José Ángel Berrueco, Esteban Gutiérrez Gómez, Juanjo Rámirez, Pablo Cerezal, Mario Crespo, José G. Cordonié y el editor Rubén Darío, el autor compareció en La esquina del zorro para presentar un libro que es la continuación espiritual de Cult movies: películas para llevarse al infierno, editado por Eutelequia en 2011.

El proyecto de esta futura trilogía comenzó a gestarse en 2008, cuando después de la publicación de Hank Over: Resaca. Un homenaje a Charles Bukowski (Caballo de Troya/Random House Mondadori), Muñoz Álvarez puso en marcha Vinalia Trippers, blog sobre contracultura en el que el cine tenía una presencia importante.

El escritor pronto se dio cuenta de que «hablar de cine es una excusa más para hablar sobre la vida y sobre la gente» y unos años después decidió trasladar de la pantalla al papel sus personales reflexiones sobre el cine que le apasionaba: ese cine en los márgenes, arriesgado y en ocasiones suicida, que traspasa la pantalla y sacude al espectador. La principal diferencia de estas «películas para la penumbra» respecto al primer volumen es la inclusión de títulos menos conocidos por el gran público con la vocación de ofrecer al futuro lector «una guía de un tipo de cine que está enterrado bajo toneladas de escombros».

Alejándose de una definición canónica de lo que es una «cult movie» y del habitual catálogo de las mejores películas de la Historia del Cine, Vicente se ha guiado por el criterio de su propio culto, seleccionando más de un centenar de obras «alejadas de los postulados de Hollywood y que nos buscan la comercialidad».

En este personal «diario de cine» más cercano a lo literario que de la crítica al uso, el género de terror y la producción fílmica rodada entremediados de los sesenta y finales de los setenta ocupan un lugar preeminente. En esos años lisérgicos, donde el influjo de la cultura del ácido impregnaba los fotogramas y la estética de muchos títulos, el escritor afirma que se rodaron un buen número de «propuestas muy arriesgadas que han ejercido una gran influencia en las décadas posteriores».

De la mano de directores admirados como Mario Bava o Iván Zulueta, Muñoz Álvarez —que se define como un gran «compartidor» de recomendaciones literarias y cinematográficas— busca contagiarnos su pasión por «una clase de películas para llegar a las cuales hay que escarbar muchísimo», proponiéndonos un viaje a ese «otro» cine que nos permite entrar en contacto con esas realidades a las que solo podemos acceder a través de la ficción. Un periplo que se inicia con el prólogo de Jesús Palacios y finaliza con el epílogo del director Juanjo Rámirez, responsable de esa obra de culto española por derecho propio que es Gritos en el pasillo (2006).



CULT MOVIES o cómo unir literatura y cine.


El concepto de presentación de libro, siempre se clava en el cerebro como un exponente, o dos, que vienen, te cuentan, te venden su producto y se van.

Ese concepto en La esquina del zorro no suele existir, y mucho más cuando te encuentras en la presentación con un introductor como Gsús Bonilla, que da pie siempre al dinamismo con los espectadores, y unos exponentes como los que Artefactor se encontró el la presentación del libro Cult movies .

Vicente Muñoz Álvarez, el autor de esta verdadera joya de libro, Gsús Bonilla, José Ángel Barrueco, Esteban Gutiérrez, Juanjo Ramírez, Pablo Cerezal, Mario Crespo y José G. Codornié, formaron un equipo de presentación/debate que realmente nos hizo sentirnos mucho más en una reunión de amigos que en cualquier presentación oficial.

El libro, que era la verdadera estrella, como siempre no voy a entrar a valorarlo, porque para eso no estamos capacitados ya que como siempre es tan elástico esto del arte y la literatura en particular, pero lo que no voy a dejar de resaltar es cómo coger un libro y poder leerlo, como si te lo estuviera explicando un amigo, es una bendición.

No es un catalogo al uso de películas de cine, es como muy bien expresó Vicente, ni más ni menos que su pasión por el cine llevada a un libro. Es muy fácil buscar en internet datos, números, y hacer un exhaustivo análisis de la producción, pero demostrar la pasión que vive uno mismo con tus propias palabras, y hacer que los demás lo entiendan, es mucho mas difícil…. y Vicente directamente lo clava.

EL MOLINO DE LAS MUJERES DE PIEDRA

Giorgio Ferroni (1960)

Fantástica, inolvidable y tremenda, El molino de las mujeres de piedra, de Giorgio 
Ferroni, es sin duda alguna una de las joyas del cine gótico italiano, eclipsada en p
arte por las películas de sus compatriotas Mario Bava (La máscara del demonio
Operazione Paura, El cuerpo y el látigo), Antonio Margheriti (Danza Macabra) y 
Riccardo Freda (Los vampiros, El horrible secreto del Dr. Hichcock), pero igualmente a
terradora.

Con una estética barroca y expresionista y una ambientación cuidada hasta en los m
ás pequeños detalles (fotografía, música, vestuario, iluminación), la película de 
Ferroni recrea una atmósfera espectral y perturbadora, a la altura de las mejores m
uestras del género.

Un cuento de horror clásico ambientado en un viejo molino holandés, con un ritmo q
ue va in crescendo, magníficas interpretaciones y memorables secuencias, q
ue entusiasmará los amantes del cine de Terror (con mayúscula).

Esta minúscula muestra es lo que podréis encontrar en un libro cargado de más de 100 años de cine y con películas nada convencionales o comerciales.

Una narrativa precisa, perfecta y sobre todo coloquial.

Los ponentes al coloquio no se quedaron atrás en ningún momento, directores, escritores, guionista, editores…. y sobre todo, todos ellos apasionados del cine, nos llevaron a una tarde mágica de cine y literatura.

Una vez más, quedó plasmado que las cosas con calidad y buen hacer te pueden transportar al ambiente más impensable.

Una presentación realmente amena y dinámica, muy buenos contertulios, una estancia como La esquina del zorro, tan atentos como siempre….

Y aunque no es nuestra intención, UN GRANDISIMO libro para cualquier amante de la buena literatura, el buen cine…. Y la pasión por el buen hacer en general.


Raúl Merino



sábado, 12 de marzo de 2016

BUFFALO (99)



si con una banda de rock vibré desde mis mismos cimientos a finales de los 90, agonizando ya el milenio, fue con Buffalo, mis compis de aventuras lisérgicas y queridísimos alegres bromistas, tantas y tantas noches de viajes internos y externos y un modo de entender la música, la literatura y la propia vida que es aún hoy parte de mí... fueron buenos, muy buenos tiempos aquellos, acompasados por estos memorables acordes que ahora vuelven a sonar... y aunque parezca mentira, sí, made in León...

no os lo perdáis
porque no tiene desperdicio

PELÍCULAS PARA LA PENUMBRA: 2ª Edición.




martes, 8 de marzo de 2016

ENTREVISTA en ARTEFACTOR


Hoy entrevistamos a Vicente Muñoz,
autor del libro Películas para la penumbra. 

Primero haznos una pequeña presentación tuya.

León, 1966. Escritor, editor del fanzine Vinalia Trippers y cinéfilo empedernido En la vida real, representante de calzado.

Literatura y cine siempre han estado muy unidos, ¿pero cómo se te ocurre hacer un libro sobre ese cine que tanto aterra y que normalmente es tan poco comercial?

Es una pasión mía desde niño, la literatura y el cine marginal y de horror, y ahora que soy adulto me desquito escribiendo este tipo de libros. Disfruto haciéndolo, la verdad, y descubro a otros cinéfilos un tipo de cine muy poco conocido. Muchos, me consta, lo agradecen.

Cine de culto, literatura… en este momento tan complicado para ambas partes… ¿decidiste el momento o salió así sin más? 

Desde hace varios años escribo una sección sobre cine de género y culto en mi blog personal, Mi vida en la penumbra (http://mividaenlapenumbra-vinaliatrippers.blogspot.com.es/), donde reseño mis películas favoritas. De ahí surge la idea para ambos libros, Películas para llevarse al infierno (Eutelequia, 2011) y Películas para la penumbra (Excodra, 2015).

Cuál es tu objetivo al enseñar estas obras del cine… ¿darlas a conocer, homenajearlas, darlas su justo valor? 

Sí, exactamente. Son películas muy poco conocidas, incluso por los cinéfilos, y que sin embargo merece la pena desempolvar. Me gusta compartirlas, comentarlas y escribir sobre ellas, porque en el fondo hablar sobre cine es una excusa más para hablar sobre la vida y el mundo, que es el objetivo de cualquier escritor. Hablando sobre ellas, hablo también de mí y de la sociedad que me rodea, pero en un contexto concreto, el cine de culto, que me es muy querido.

¿Cuánto tiempo tardaste en escribir este maravilloso decálogo del cine?, porque está claro que en estudiarlo, llevas toda la vida. 

Este segundo volumen, aproximadamente cuatro años, desde que publiqué el anterior en el año 2011. Y viendo cine, desde que tengo uso de razón, nunca jamás he dejado de hacerlo, es una pasión que siempre me ha acompañado.

La anterior obra fue Películas para llevarse al infierno… ¿Crees que ese es el lugar donde acabaremos la mayoría de los soñadores? 

Jajaja... Puede ser, al paso que va el mundo, seguramente...

El cine como todo arte, lo tienen catalogado de primera, de segunda, de tercera… o como de culto o friki…. ¿Dónde crees tú que está la línea en la que ellos se basan para catalogarlas?

En lo tocante al cine, que es un arte eminentemente popular, sobre todo en el criterio comercial. Este tipo de películas se alejan bastante de los postulados que dicta Hollywood y no van dirigidas a la gran mayoría, suelen ser críticas y polémicas, subversivas y políticamente incorrectas, ya sea por la estética o por el contenido, y se guían por otro tipo de parámetros y directrices no exclusivamente económicas.

Sé que la pregunta es absurda pero no me puedo quedar sin hacerla, si te tuvieras que quedar con una de esas películas del libro ¿cuál sería?

El Demonio, de Brunello Rondi.

Cine con escaso público… Libro dedicado a ese cine, está claro que no aspirabas a ser best seller cuando empezaste a escribirlo, ¿pero a quién recomendarías el libro? 

Nunca he aspirado a escribir best sellers, no es la literatura que me interesa, ni como lector ni como escritor, y soy perfectamente consciente de que escribo para minorías. Recomendaría este libro a todo buen cinéfilo y en especial a los amantes del cine de terror y de género. Descubrirán en él muchas joyas y agradecerán, estoy seguro, las recomendaciones.

¿Dónde crees que está el fallo en el cine, y en la literatura, para que grandes producciones que aunque no digan nada nuevo se vendan y pequeñas producciones realmente interesantes no se sigan?

El fallo, obviamente, no está ni en el cine ni en la literatura, sino en el mercado que demanda ese tipo de productos, el público en general, que concibe el arte como pura evasión, sin buscar en él otros valores.

¿Cómo se podría cambiar esta tendencia? 

Es una cuestión más bien de sensibilidad y educación que de ninguna otra cosa. Si el público demandara otro tipo de cine y arte de más calado, si lo valorara en su justa medida y no como un mero divertimento, la tendencia cambiaría. 

Bueno, pues como epílogo, dinos qué podemos encontrar en tu libro y te dejamos que te despidas a tu gusto…

Un listado de 132 películas que no olvidarán jamás y mis apreciaciones y comentarios de las mismas.

Ha sido un verdadero placer poder charlar contigo de cine y libros, gracias de parte del equipo de artefactor.

Gracias a vosotros & felices pesadillas.


Entrevista por Raúl Merino


MAÑANA EN MADRID



lunes, 7 de marzo de 2016

SOBRE LAS LECTURAS



soy perfectamente consciente de que escribo para minorías, de que cada cual cosecha lo que siembra, y lo mío, desde luego, no es esperar mayorías... cuando decido ir a algún sitio a presentar mis libros, y también soy consciente de que escribo para bien o para mal muchos libros, no lo hago para mayorías ni espero ni apunto a los que van o no van... el problema, como siempre, viene cuando los demás interpretan otras cosas, servidumbres y dependencias añadidas, y juzga exclusivamente por ese rasero... los que os dedicáis a este gremio y oficio, don y maldición, puede que lo entendáis, pero en cualquier caso lo mismo me da... no espero ni apunto nada y que no me apunten ni esperen nada al respecto, lo mismo me da... no es si estoy estás o si estás estoy, sino simplemente cuando puedas y pueda estar, y viceversa, sin juzgar ni esperar, el resto no me interesa...


Vicente Muñoz Álvarez

domingo, 6 de marzo de 2016

JAURÍA



es aquí y ahora donde debo estar, eso lo tengo claro, y no paro en cambio de divagar y pensar, cuanto más afronto el problema más se convierte en dilema, ahora y aquí, sin pensar ni divagar, sólamente estar, pero no lo consigo... se me va la cabeza a cien sitios distintos, de acá para allá y viceversa, de allá para acá, mis pensamientos dominan prácticamente todo... y no quiero que sea así, me rebelo contra esa dinámica y leo a los maestros antiguos y les comprendo y asimilo pero por más que lo intento no lo consigo... la loca de la casa, la cabeza, yéndose a todas partes, de acá para allá y de allá para acá, menos justamente a aquí y ahora, que es donde tiene que estar... no soy mi mente ni mis pensamientos, me digo, no lo soy, pero no lo consigo... como dejar suelta en el campo a una jauría de perros largo tiempo encerrada, así es mi cabeza si no la controlo, frenética y descontrolada, y contra su tiranía me rebelo... aquí y ahora, sin divagar ni pensar, me repito, simplemente estar... simplemente estar...


Vicente Muñoz Álvarez

BEGOTTEN


Y si de películas de culto hablamos, pocas con un aura tan morbosa y enrarecida, inquietante y aterradora, al tiempo que vanguardista y experimental, como Begotten (1991), de E. Elias Merhige: un descenso delirante al infierno del que, para bien o para mal, no volverás siendo el mismo.

Como con casi todas las películas de culto, eso sí, la gente no se pone de acuerdo: o te fascina o te espanta, no hay términos medios.

Yo soy, en este caso, de los primeros, de los que se dejan seducir por su embrujo sin darle demasiadas vueltas al por qué, embriagándome sin más con el viaje propuesto.

Qué nos cuenta Begotten, qué significa, cuál es su mensaje y qué pretende Elías Merhige con este inclasificable film (como preguntan inclementes sus detractores), la verdad sea dicha, me importa poco. No me preocupa a dónde me lleve ni con qué finalidad o propósito, sino lo que veo e intuyo por el camino, el paisaje devastado y apocalíptico que contemplo y lo que me hace sentir. Y lo que veo e intuyo y siento es, sin más ni más, el mismísimo infierno, una visión alucinada y espeluznante, como de mal viaje de tripi, de lo que podría ser. Con esa sensación me quedo, y para mí es más que suficiente para considerar esta película una obra maestra.

Eso sí, más rara que un perro verde y no apta, ni mucho menos, para todos los públicos.

Pasen y vean:

Vicente Muñoz Álvarez

Begotten (completa) in You Tube:


sábado, 5 de marzo de 2016

CINE DE CULTO EN LA ESQUINA DEL ZORRO



El escritor Vicente Muñoz Álvarez presenta en La esquina del zorro la segunda edición de su libro ‘Cult movies: Películas para la penumbra’, en el que recoge 132 obras de culto.

El próximo miércoles 9 de marzo, a las 20:30, el escritor Vicente Muñoz Álvarez estará en la librería vallecana La esquina del zorro (calle Arroyo del Olivar, 34) para presentar la segunda edición de su libro Películas para la penumbra y lo hará acompañado de Gsús Bonilla, José Ángel Barrueco, Esteban Gutiérrez Gómez, Juanjo Ramírez Mascaró, Pablo Cerezal, Mario Crespo, José G. Cordonié y el editor Rubén Darío Fernández. Se hablará del libro, por supuesto, pero también, y en palabras del propio Vicente, «de ese cine de género y culto que a todos tanto nos gusta. Y brindaremos antes, durante y después, por la amistad y la buena literatura».

En Películas para la penumbra, su autor analiza 132 películas de una amplia variedad de directores y cinematografías. Así, recoge cine de autor, cine de género, terror, series B, dramas, filmes olvidados y otros grandes títulos del cine, así como una serie de películas de nuestra cinematografía.

Películas para la penumbra
en la web de Excodra Editorial

«Desde el año 1932 al 2014, Vicente Muñoz Álvarez sobrevuela con ojo de halcón y poeta 132 películas para esta secuela de su Cult Movies. En Películas para la penumbra, Muñoz Álvarez se nos despliega por completo y, centrando su pluma creativamente afilada para la ocasión, nos regala una enciclopedia poética sobre cine de culto —ese que respira y late al otro lado de los márgenes de lo convencional— que no empieza ni acaba con su lectura, sino que, estando ya en nuestro imaginario antes siquiera de abrir el libro desde el lanzamiento de cada filme, nos arrastrará inexorablemente a la búsqueda de cada creación cinematográfica reseñada.

Con este regalo literario sobre cine, tenemos abierta de par en par la puerta a explorar, estremecernos, temblar y gozar en la penumbra de nuestras casas, a luces tenues o apagadas, una a una, las películas descritas con maestría sintética por Vicente Muñoz Álvarez, quien no desvela tramas ni anticipa ningún fin inesperado, toda vez que, de cada una de ellas, como un visionario, nos muestra su brillo, nos destaca el resplandor que en ellas encontraremos, nos ofrece el secreto de la pincelada genial, brutal, mágica, que da a cada película su fuerza y que nos arrebatará.

Tenéis un bello y misterioso cofre cerrado entre vuestras manos, quien se atreva a abrirlo verá dentro, cuando se halle inmerso en la oscuridad, la noche más oscura iluminada por esta constelación de irrepetibles películas para la penumbra».

Biografía del autor

Vicente Muñoz Álvarez (León, 1966) es narrador, editor y poeta. Ha publicado poemarios —Buscando la luz (Vinalia Bolsillo, 1998), Canciones de la gran deriva (Ateneo Obrero de Gijón, 1999. Reedición revisada y ampliada, Origami, 2012), 38 Poemash (Vinalia Bolsillo, 2000), Privado (Baile del sol, 2005), Estación del frío (Eds. del 4 de agosto, 2006), Parnaso en llamas (Baile del sol, 2006), Animales perdidos (Baile del sol, 2012), Días de ruta (Lupercalia, 2014)—; relatos y novela —Monstruos y Prodigios (Premio Letras Jóvenes Castilla- León, 1995. Reedición Amargord, 2007), El pueblo oscuro (Las palabras del pararrayos, 1996), Perro de la lluvia (Iralka, 1997), Los que vienen detrás (DVD ediciones, 2002, ilustraciones de Miguel Ángel Martín), El merodeador (Baile del sol, 2007, ilustraciones de Toño Benavides), Marginales (Eje Ediciones, 2008, ilustraciones de Mik Baro), Mi vida en la penumbra (Eclipsados, 2008), Regresiones (Lupercalia, 2015)—; y ensayo —El tiempo de los asesinos (Iralka, 1998), Cult Movies: Películas para llevarse al Infierno (Ed. Eutelequia, 2011, pictogramas de Julia D.Velázquez).

Además, ha coordinado antologías como Golpes, ficciones de la crueldad social, con Eloy Fernández Porta (DVD ediciones, 2004), Tripulantes. Nuevas aventuras de Vinalia Trippers, con David González (Eclipsados, 2007), Hank Over: Resaca. Un homenaje a Charles Bukowski, con Patxi Irurzun (Caballo de Troya/Random House Mondadori, 2008. Segunda Edición), 23 Pandoras: Poesía alternativa española (Baile del sol, 2009. Segunda Edición), Beatitud: Visiones de la Beat Generation, con Ignacio Escuín Borao (Baladí, 2011) o El descrédito: Viajes narrativos entorno a Louis Ferdinand Céline, con Julio César Álvarez (Lupercalia, 2014).

Edita el fanzine Vinalia Trippers.


viernes, 4 de marzo de 2016

TÍTERES



la sociedad
este mundo
(o la representación que hemos hecho de él)
la vida

un montaje
que no sé
gestionar

hay piezas en él
que no encajan

seguramente yo

cuál es mi sitio


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 2 de marzo de 2016

HOY en LA NUEVA CRÓNICA

Vicente Muñoz Álvarez: 
"Para mí escribir es como respirar"

VACAMAGAZINE 

Nuevo episodio de 'No es lo mismo vaca que baca' de Santos Perandones

Escritor, poeta, editor y co-fundador de la revista Vinalia Trippers participa en el proyecto audiovisual del fotógrafo leonés Santos Perandones 'No es lo mismo vaca que baca'. Explica cómo comenzó a escribir y desgrana su carrera asegurando que, para él, "escribir es como respirar, es mi manera de ser y estar en la Tierra".


martes, 1 de marzo de 2016

NO MENTE



la teoría la sé, desde hace muchos años la sé, porque me he empapado de tantra y de budismo y de zen, ser testigo y consciente, estar aquí y ahora, encarnar el momento presente y no identificarme con la mente, pero la práctica no es tan sencilla... los que lo hayáis intentado y sepáis de qué va la cosa, no ser mente, lo entenderéis, y para el resto, probad a hacerlo nomás: estar aquí y ahora, sólo en el instante presente, y ya me decís después... no es tan sencilla la cosa, en absoluto, sin duda no lo es, pese a saber que exactamente eso es la iluminación, estar aquí y ahora y no pensar ni en ayer ni en mañana, para escapar de la tela de araña de la mente... pero qué difícil hacerlo, liberarse de traumas y anhelos, recuerdos y experiencias, aspiraciones y metas, ser consciente y estar en el instante presente, qué difícil es... 

como las nubes
que pasan

los pensamientos

me repito una
y otra vez

una y otra vez


Vicente Muñoz Álvarez