lunes, 24 de abril de 2017

CONCIENCIA



qué raro equilibrio este, el de la vida, trabajo, amor y desamor, gozos y sombras, perla y arena, qué complicado y extraño... cada vez más concienciado de algunas ideas, lo que podemos hacer con ella, nuestra vida, en función de cómo enfoquemos nuestro prisma y punto de encaje... porque lo bueno de la noche a la mañana se vuelve malo y lo malo bueno, según proyectemos nuestra conciencia, eso lo tengo ya claro... y digo conciencia, para los inciados (y para los que no también: nunca es tarde para aprender algo nuevo, sobre todo si es imprescindible y bueno), por distinguirla de su hermana pequeña, la mente, la loca de la casa, la cabeza, que todo lo relativiza y a todo le da inútiles vueltas y vueltas: digo CONCIENCIA, por encima de nuestra mente y cabeza, la cuerda de la casa, conciencia, una y otra vez me lo repito, no soy mi mente, soy mi conciencia... y con ella por montera, a estas alturas de mi película, que va sobrada en episodios y traumas, como supongo que también la vuestra, me enfrento ahora al mundo y así lo quiero abordar, con plena conciencia...

vamos a ver

con ella

qué tal


Vicente Muñoz Álvarez

BREVE HISTORIA DEL CIRCO: Prólogo.



ARTE DE LA ENSOÑACIÓN

Flâneur: esa es la primera palabra que me viene a la cabeza cuando, después de leer atentamente este libro, me siento frente a la pantalla en blanco del ordenador a escribir su prólogo. Y acto seguido, como en tromba, otras muchas: búsqueda, esplín, evasión, amor, soledad, huida, musa, miseria, ideal, solidaridad, poesía, arrebato, híbrido, freak, ensayo, diario, gatos, nómadas... y a la par y añadidos, algunos nombres propios: Munay (encabezando indiscutiblemente la lista), Nick Cave, Lou Reed, Baudelaire, Walter Benjamin, Robert Walser, Tod Browning, Henry Miller, Jack Kerouac... 

Esa es la sensación que he tenido durante el viaje que Pablo Cerezal nos propone en esta Breve historia del circo, la de sentirme un observador de su mundo exterior e interior, real e imaginario, y vagar sin rumbo ni destino por la geografía de su corazón.

Y reproduzco al respecto, porque me parece que condensa a la perfección el trasfondo y filosofía del libro, la siguiente frase: Escribo despedazando la página en blanco, como una tormenta de verano que redibujase la geografía arisca del asfalto y el tierno diseño de los campos, perdiéndome en circunloquios como lo hacen las aguas en los rediles de barro, tras su suicidio vertical que a nadie importa. Así escribo, con la misma carencia de sentido.

Palabras clarificadoras del propio autor, que nos avisan de lo que aquí nos vamos a encontrar: un aluvión de poesía y pensamientos y un divagar constante de dentro hacia fuera de su cabeza, puro flujo de conciencia, como leitmotiv de su escritura.

Pero no por ello penséis que este libro os resultará espeso ni aburrido, porque como las grandes novelas confesionales (Trópico de Cáncer, por ejemplo, de su admirado Henry Miller, con la que encuentro no pocos paralelismos), Breve historia del circo engancha de la primera a la última página con una brillantísima prosa poética, un montón de suculentas anécdotas y un análisis de la psicología humana tan emotivo, solidario y sincero, que os sentiréis (pongo la mano en el fuego por ello) plenamente identificados con él.

A caballo entre la poesía y la prosa (de hecho, intercalando ambos géneros, y también un puñado de estupendas fotografías), el ensayo y el diario, lo intimista y lo reflexivo, lo privado y lo público, Pablo nos sumerge en la caótica vida de Cochabamba, con sus coloristas mercados, injusticias y contradicciones, al tiempo que va diseccionando su apasionada relación de pareja y las dudas y expectativas que genera su futura paternidad, ejes básicos sobre los que gira el argumento del libro.

Aunque en realidad Munay, Cochabamba, su pareja, su gato, sus ensoñaciones y sus largos paseos, tal cual él mismo nos advierte, sean sólo una excusa para lo que en el fondo siente y necesita y quiere, que es escribir.

Escribir ni más ni menos que este fantástico libro, Breve historia del circo, que ahora tenéis en las manos y que os apremio sin más dilación a leer, con la total certeza de que, como a mí, os llegará directo al corazón.

We're on the road together.


Vicente Muñoz Álvarez, prólogo a Breve historia del circo (Chamán Ediciones, 2017).


sábado, 22 de abril de 2017

HÍBRIDOS 2017: Let it Happen.



María Cabeza de Vaca

Let it happen

PIEZA DE DANZA PARA UNA INTÉRPRETE 

‘Si sientes dolor puedes refugiarte, pero la guarida puede convertirse en una trampa’
L. Bourgeois 

Let It Happen es una pieza de danza creada e interpretada por la bailarina y coreógrafa María Cabeza de Vaca, donde la plasticidad y la palabra se entrelazan con la sobriedad y el recogimiento. Un estilizado collage repleto de inquietudes, textos y cadencias que dialogan sobre el aislamiento, la identidad y las relaciones sociales. María M. Cabeza de Vaca cuenta con una larga trayectoria que inicia como intérprete en destacadas compañías de danza y teatro. En 2001 presenta su primera creación propia para la inauguración del Festival Internacional de Danza de Itálica, continuando con la creación de nuevas piezas como He disappeared into complete silence (2004), Try to be happy (2007), Una forma fácil de acabar con todo, premio mejor espectáculo de sala 2012 otorgado por la Asociación de Profesionales de la Danza en Andalucía (PAD). Como docente ha impartido cursos en el Centro Andaluz de Danza y en diversos conservatorios y universidades de Andalucía. Como asistente coreográfica y directora de movimiento escénico ha trabajado para el Centro Dramático Nacional (CDN) y para la Compañía Teresa Navarrete, entre otras.

Miércoles, 26 de abril, 21.00 h
Palacio del Conde Luna. Plaza del Conde Luna. León
Entrada libre hasta completar aforo

Organiza Concejalía de Cultura Ayuntamiento de León

Coordinan Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez



jueves, 20 de abril de 2017

MÁS GASOLINA



fui otro
algún día

en otro cuerpo
corazón y lugar

más intenso
y prometedor

o eso creía

viví otras vidas
y universos

y gocé y sufrí
en idéntica medida

nada
cambiaría
nada

pero ahora
estoy aquí

en otra piel
y conciencia

en otro cuerpo
corazón y lugar

soy otro ya

pienso

más gasolina


Vicente Muñoz Álvarez

ARRITMIA



va tan rápido
el mundo

y yo
tan despacio

difícil
sincronía


Vicente Muñoz Álvarez

cover by Man Ray

miércoles, 19 de abril de 2017

ARDE BABILONIA


toda la noche dando vueltas
y más vueltas en la cama
pensando en cómo salir de esta crisis

para los que no lo sepáis, además de escribir vendo zapatos, soy representante de calzado y la cosa en mi gremio echa humo y está a punto de hundirse y arder...fábricas y tiendas que cierran, negativas continuas, jubilaciones anticipadas, traspasos, despidos e impagos... ser comercial en estos tiempos que corren es poco menos que una quimera, una entelequia, pero aquí estoy, sustituyendo ordenador y pluma por duplicados y muestras, con el pelo rapado y el disfraz de hombre cuerdo preguntándome cuánto tiempo más podré resistir hasta que Babilonia defintivamente reviente... nuestro mundo se pierde, nuestro esquema se rompe, nuestros ingresos descienden, nuestra autoestima flaquea... es lo que nos ha tocado vivir, nuestro presente, el Estado de Bienestar, a lo que el capitalismo ha llegado... toda la noche dando vueltas y vueltas en la cama pensando en cómo salir de esta crisis, y toca ya ponerse el disfraz y la máscara y fingir que todo fluye y encaja, aunque ninguna pieza encuentre acomodo ni espacio dentro de mí...

pienso en quemarlo todo
en desaparecer
en marcharme a la India
en emigrar

¿dónde está el camino de baldosas amarillas?


Vicente Muñoz Álvarez,
de Días de ruta 
(Lupercalia, 2014)


lunes, 17 de abril de 2017

EL MERODEADOR: Fragmentos (9).



- ¿Sabe una cosa? - dice -.Creo que este médico es un farsante. Que todos los médicos, de un modo u otro, son unos farsantes... Yo veo cada mañana crecer mi lunar y él me dice que no, que el lunar no crece, que mi hipocondría y mis nervios me lo hacen creer, pero que el lunar no crece... Y yo le digo a usted que es mentira, que el lunar sí crece, aunque el médico me diga que no. En el fondo, sabe que tengo razón, que mi lunar, aunque imperceptiblemente, crece, pero como no sabe por qué, intenta convencerme de que son mis nervios los que me hacen verlo crecer... Me atiborra de pastillas, de pomadas, de ansiolíticos, pero no llega al fondo real del asunto: el origen del picor y de la progresiva expansión del lunar por mi cuello. Aunque a él le va bien así. Si me curara de verdad, si llegara a la causa de mi enfermedad y lograra extirparla, yo, lógicamente, no tendría que volver de nuevo a verle y eso, créame, no es lo que él quiere. Porque a largo plazo, si todos los pacientes somos curados o en gran parte aliviados por nuestros médicos, llegará un punto en que éstos se quedarán sin enfermos y no les gusta esa idea. Hay una especie de conspiración, de tácito acuerdo entre ellos a ese respecto. Lo mismo da que sean privados o públicos, todos piensan lo mismo. Cuando pueden curarnos, lo hacen sólo a medias, para asegurarse tarde o temprano nuestro regreso, y cuando no pueden, porque no saben, nos atiborran de fármacos que, no sólo no curan nuestra enfermedad sino que generan a la larga otras peores... Esa es, digamos, su mentira y su trampa...

Vicente Muñoz Álvarez,
de El merodeador (ACVF editorial, 2016).



jueves, 13 de abril de 2017

PUNTO DE ENCAJE


La imagen puede contener: nube, cielo, montaña, exterior y naturaleza

la felicidad
la serenidad
la ecuanimidad
el sosiego
el puente
el equilibrio

tan cerca
o tan lejos

enfoca
tu prisma

me digo

enfócalo


Vicente Muñoz Álvarez

photo by Marlus

sábado, 8 de abril de 2017

ROSAS & ESPINAS



resistir

la erosión
la depresión
la oxidación
el desgaste

para sentir

la magia
la fascinación
la entrega
el arrebato

rosas
y espinas

dentro
del mismo
corazón


Vicente Muñoz Álvarez,
de Gas: Antología poética personal 1999-2016
(Lupercalia Ediciones, 2016)


martes, 4 de abril de 2017

FRONTERAS



están primero
las metas

lo que te gustaría ser
cómo desearías estar parecer
dónde querrías llegar

y están después
las fronteras

lo que realmente eres
cómo estás pareces
dónde te encuentras

asumirlo lleva
toda la vida


Vicente Muñoz Álvarez,
de Gas: Antología poética personal 1999-2016
(Lupercalia, 2016).


domingo, 2 de abril de 2017

CATÁLOGO DE TERRORES DOMÉSTICOS: Prólogo.



DEL MIEDO

Como buen amante de la literatura y el cine de horror en sus diversas vertientes (del gótico al futurista, pasando por el gore, el thriller, el giallo, el slasher, la nueva carne, los Mitos de Cthulhu, etc), ser invitado a escribir un prólogo para un libro de relatos de este género es para mí motivo de celebración, sobre todo teniendo en cuenta lo escasos que son en la literatura española de nuestros días, y más aún viniendo de quien viene la propuesta, Pablo García Malmierca, con el que me unen muchas afinidades estéticas.

Ya en su primer libro, el poemario dD, editado hace unos meses por PiEdiciones en dos volúmenes, Pablo abordaba temáticas muy poco habituales en la poesía (Hellraiser, por ejemplo, y otras cosas oscuras), que me llamaron la atención e hicieron que me interesara por su obra. A tal punto que me atrevería a calificar este libro, dD, como un poemario de horror donde fobias, obsesiones y miedos se dan la mano en una sugestiva danza de calaveras.

Este que ahora nos presenta en formato de prosa, Catálogo de terrores cotidianos, es una colección de relatos en la más pura tradición del género, por la que pululan caníbales, marginados, fantasmas, vampiros y psicokillers, bajo una gran variedad de registros.

H.P. Lovecraft, Arthur Machen, Algernon Blackwood, Lord Dunsany, Poe, Lautreamont, Poppy Z Bright, Clive Barker, Rampsey Campbell, Iain Banks o Mrs Carver, además de su majestad Aleister Crowley, la Bestia 666, son algunos de los nombres que me vienen a la cabeza tras la lectura de estos relatos, lo cual, como bien sabrán los iniciados, no es para nada decir poco.

Aunque también (y esta es a mi juicio una de las bazas importantes del libro: el cambio fluido de temas y estilos), pasando de la alta a la baja cultura, de los clásicos a la serie B, de la literatura al cómic y del gótico al pulp, las celebérrimas Historias de la cripta (Tales from the Crypt), espeluznantes y tremendas, creadas para EC Comics por William Maxwell Gaines y llevadas posteriormente al cine y la televisión.

Todo ello y más (entre otras cosas las fantasmagóricas ilustraciones de Von Laveau, como anillo al dedo para la ocasión), combinado en sabias dosis, da lugar a este cóctel sanguinario de relatos que hará las delicias de los amantes del género.

Desde el inquietante En la celda que abre el libro (donde una secta de adoradores de Aleister Crowley inicia en su culto a un autoestopista), hasta Sin opción (un claustrofóbico mondo caníbal), el relato que lo cierra, Pablo despliega un arsenal de recursos temáticos y estilísticos, pasando del realismo sobrio y descarnado de algunos textos (Todo gratis, Sentirse viva) a la ficción onírica de otros (Somnis, Metamorfosis, Fragmento), dejando un reguero de sangre y cadáveres a su paso.

Monstruos y prodigios, conjuros y hechizos, razas de la noche y outsiders de todo género y tipo desfilan por estas páginas en turbadora armonía, componiendo un escalofriante mosaico de atrocidades.

Acomódense en sus butacas, queridos drugos, la función va a comenzar.


Vicente Muñoz Álvarez,
de Catálogo de terrores domésticos
(PiEdiciones, 2017).