jueves, 31 de mayo de 2012

SABOREANDO A BLANCA LI (y 4)


Me desperté en el suelo al mediodía. Con cien campanas martilleándome en las sienes, pero ileso. Ni un rasguño, ni una herida, nada. 

Blanca Li, por supuesto, no estaba. Había desaparecido llevándose casi todo del piso... excepto mi gabardina, los pantalones, la chaqueta… Sólo me faltaba la cartera, con poco dinero, y las tarjetas de crédito, sin nada de dinero… Así que estaba bien, la cosa, el milagro o el sueño ese... En cualquier caso estupendo. 

Mientras me vestía improvisé una versión oficial para comisaría: que ella, borracha como estaba, se mareó toda en el coche y tuve que pararla y empezó a vomitar con saña al salir y entonces, para no incomodarla, me di unos segundos la vuelta y como por arte de magia se esfumó sin dejar huella... Algo extraño, inexplicable, sin hacer el menor ruido, con las esposas puestas... Y otra vez voces, insultos, gritos… Sargento para aquí, sargento para allá…Su ineptitud, su negligencia… 

La vieja historia de siempre. 

La chica, tal y como me aseguró, cumplió su promesa y desapareció de la ciudad sin dejar rastro. Y por supuesto, no más crímenes, ni un sólo castrado más… 

Se acabó. Caso cerrado. Dos, seis, diez meses… Investigaciones, sospechas, disculpas, más disculpas…Y directo a los archivos, el caso, hasta nuevo aviso. 

Yo volví a mi antiguo puesto, mis labores con el narco, veladas, confidencias, regalitos… En fin, las pequeñas ventajas de la policía. 

Robe, el Carnicero, salió del hospital al poco tiempo, con sus métodos tradicionales, y la palmó dos años después de otro navajazo en un burdel. Estocada al cuello y fin del trayecto. Descanse en paz. 

Y de Blanca Li, mujer pantera, por suerte o por desgracia nunca más volví a saber. 

Quizás nos encontremos en algún otro lugar del camino.

FIN

Vicente Muñoz Álvarez, relato incluido en Black Pulp Box/Aftersun (Aristas Martínez, 2012).

miércoles, 30 de mayo de 2012

SABOREANDO A BLANCA LI (3)


El teléfono me despertó poco después de haberme acostado. Dos agentes. Habían encontrado otro cuerpo mutilado y desangrado como los anteriores. Pero esta vez habían encontrado a alguien muy cerca del coche, una mujer, que de momento se había negado a hablar. 

Me puse un tiro rápido, para vencer un poco el sueño, y salí disparado hacia la dirección que me habían dado aquellos polis. Era en el centro de la ciudad, en una plaza arbolada, entre otros coches. Y allí estaba: esposada junto a la pared en cuero negro, botas negras, guantes negros, pelo y ojos negros… Como una vampiresa. O un ángel nocturno. Andrógina, salvaje e irresistible. 

Los agentes la habían encontrado a un par de manzanas de distancia, tambaleándose, caminando como borracha a pasos lentos. No había opuesto resistencia, pero se había negado a abrir la boca. La habían apoyado contra la pared con las esposas y había estado como en trance hasta que yo llegué. Eso era todo. No había más. Y en lo tocante al cadáver, lo de siempre: aquel paquete de picadillo entre las piernas, la sangre por el coche, en los cristales, jirones de carne en todas partes… 

Procedí como las veces anteriores, llamar a la oficina, a la ambulancia, acordonar la zona… Pero eso sí: la chica se venía conmigo, en mi coche, a la comisaria. Estaba esposada, volada… No habría ningún problema. Y seguramente no tuviera nada que ver con todo aquello, además… Drogada o borracha, seguramente... Que me dejaran actuar, que atendieran al cadáver… 

La subí al coche y arranqué sin más explicaciones. En el sillón trasero. Con las esposas. Tras la reja. La veía por el espejo retrovisor como a una diosa, con sus ojos negros penetrantes clavados en los míos y aquellos labios rojos… 

- ¿Cómo te llamas? - pregunté. Pero no contestó. Permaneció callada un rato mientras la miraba y conducía y fumaba un cigarrillo. 

- Lo hago por tu bien, de veras... Si no quieres hablar ahora tendrás que hacerlo luego, en la comisaria, y te aseguro que allí no resultará tan agradable... Así que venga, dime: ¿cómo te llamas? 

- Blanca Li - me contestó. 

- Muy bien, estupendo, bonito nombre, Blanca Li… No es que pegue mucho con tu aspecto, pero vale, en cualquier caso es bonito: Blanca Li... Y ahora quiero que me digas qué hacías cerca del lugar del crimen a estas horas... 

- Salí a tomar una copa - dijo -. Bebí más de la cuenta y preferí volver andando a casa para tomar el fresco un poco... Esos policías me detuvieron y me hicieron esperar.... No hay más que eso. 

- De acuerdo, de momento te creo. ¿ Dónde tienes la documentación ? 

- En casa - dijo -. Me la dejé allí olvidada. Si quiere podemos pasar a recogerla de camino a la comisaría… 

Fue así, nada más, como os lo cuento. No fue cosa mía. Estaba alucinando al verla, no puedo negarlo… sus ojos, sus labios, aquel cuerpo… Pero fue ella quien me lo dijo: vamos a casa a buscar la documentación... No hubo otra cosa, de verdad. Ni lo había pensado tan siquiera. Aunque el caso es que nos dirigíamos ya hacia su apartamento... Un bloque de hormigón en las afueras, un piso octavo, una habitación llena de velas, incienso y ropa de cuero en todas partes…Y ella que me dice que le suelte las esposas hipnotizándome… que necesita ir al servicio, buscar el carnet, servirme un trago…Y yo que me acomodo en el sofá, enciendo un cigarrillo, miro al techo…Y ella que vuelve desnuda con su melena de aguas negras goteando espalda abajo, su cuerpo moreno y felino, musculoso, mirándome fijamente a los ojos, y pone un disco, Action Woman, y se estira, se retuerce, me provoca, se tumba a mi lado, me besa, me baja el pantalón y empieza a masturbarme pausadamente... Y yo que no aguanto más y digo quiero hacerlo... Y ella que susurra espera amor, mira primero, echa un vistazo…Y se me tumba enfrente, abre las piernas y allí está, su vulva dentada, de colmillos blancos muy afilados, como agujas… abriéndose y cerrándose… mostrando su interior rojo y oscuro… Me deja acostarme con ella, dice, pero no penetrarla, por mi bien... sólo a cambio de que olvide todo, los crímenes, las pruebas, el carnet… de que la deje esfumarse, desaparecer, largarse al fin del mundo…Y yo que digo sí, naturalmente, que ya no para de girarme el coco contemplando aquel prodigio, jugoso, babeante, tentador... 

Y luego el sueño… Olvido y sueño…Y un túnel largo oscuro.

Continuará...

Vicente Muñoz Álvarez, relato incluido en Black Pulp Box/Aftersun (Aristas Martínez, 2012).

Ilustraciones by Miguel Ángel Martín.

martes, 29 de mayo de 2012

SABOREANDO A BLANCA LI (2)


Empujé la puerta y allí estaba: lleno de vendajes y esparadrapos por el cuello. 

- Qué hay, Robe ¿cómo va esa herida? - le pregunté. Y él se me quedó mirando muy extrañado, sorprendido, preguntándose qué hacía yo en su habitación a aquella hora. 

- Verás, Robe, estoy algo confuso por lo que está ocurriendo últimamente, los asesinatos en los coches, los tipos esos con las mordeduras... La verdad es que no sé muy bien lo que hacer y bueno, pensé que tal vez pudieras tú ayudarme... El asunto no tiene que ver mucho conmigo, con el narco y esas cosas… 

- Y vienes a verme para que yo te solucione el caso... ¿ No es así ? 

- No exactamente, sólo quiero que me des tu opinión, que me digas lo que piensas del tema… 

- Mira - me dijo -, para ser sinceros, yo tampoco tengo ni idea de lo que puede estar pasando… Y no es que no quiera ayudarte, de verdad, lo digo en serio, dejando aparte otras historias… He visto las fotos de las dentelladas, de los tíos mutilados… Me las trajo el jefe del departamento el otro día para preguntarme lo que opino, igual que tú, y te juro que no sé de qué pude ir el asunto... El jefe dice que no hay huellas, pistas de ninguna clase, nada... Y que los forenses tampoco se ponen de acuerdo… una navaja, una sierra, un animal… 

- Así es, Robe, no sabemos nada. Y nos volvemos locos con los periodistas, los familiares de las víctimas, la asfixiante opinión pública… 

- Yo en tu lugar empezaría a preguntarle a todo el mundo - dijo -, a repartir leña a destajo, ya sabes, a quien pueda saber algo, a los que hayan descubierto los coches o a quien sea... La violencia es la mejor baza frente al miedo. Ves cantar a la peña sin tapujos, confesarlo todo, lo que hicieron, lo que pensaron hacer y hasta lo que nunca han hecho... Que alguna vez te equivocas, mala suerte, ya te disculparán en la oficina… caso extremo, fuerza mayor… lo que haga falta. Pero de entre todo ese ganado atrapas al culpable, no lo dudes... Préndeles fuego en el culo y verás cómo se arregla todo… 

Conque ya estábamos de nuevo, otra vez la vieja historia de la fuerza, la violencia contra la razón, el resultado frente al método... Me estaban entrando ganas de rematarle ya del todo... No podía con él, no le tragaba. Le hubiera dicho: vale pues, hasta mañana. Y le hubiese descerrajado un tiro a bocajarro en la sien. Hasta luego, baboso, fin de etapa... Aunque luego sólo dije: gracias por todo, Robe, ya nos veremos... Sin hacer para nada realidad mi sueño. 

Nueve y diez de la noche. En mi automóvil. Vuelta a casa.

Continuará...

Vicente Muñoz Álvarez, relato incluido en Black Pulp Box/Aftersun (Aristas Martínez, 2012).

Ilustraciones by Miguel Ángel Martín.

lunes, 28 de mayo de 2012

SABOREANDO A BLANCA LI (1)


Dios bendito… aquello era espantoso… la carne triturada, desgarrada, hecha jirones, cercenada aquí y allá, grumos de sangre en todas partes, en el salpicadero, sobre el volante, en los cristales… Un boquete enorme, como una dentellada, caliente aún, borboteante… Como el resto, los tipos anteriores: todos castrados de igual modo. Que ya iban cuatro, con el del Mercedes, chorreando sangre, mutilados… Y el jefe machacándome todos los días... Es que no había pista alguna, indicios, huellas, nada. Sólo aquellas mordeduras, dentelladas enormes, bestiales, espantosas… Los demás polis me preguntaban: qué hacemos con el cuerpo, las huellas, la ambulancia, el tanatorio… Les dije que le pusieran una manta encima, que no tocaran nada, que llamaran al forense, que acordonaran la zona, que esperaran. Yo tenía que ir a casa a descansar un poco. Lo necesitaba ya, después de varias noches sin dormir, dándole vueltas… aquellas mordeduras, como si les hubiese arrancado el miembro un cocodrilo, de una dentellada, ñam, y se acabó: desencajados, desangrados, muertos de dolor… o de placer... Porque tenían caras de extasiados todos, como de estar gozando lo suyo en el momento clave… su expresión, los ojos entornados, su sonrisa… Los cuatro igual, además, hombres ricos, de mediana edad, calvetes, barrigudos… en sus coches de lujo desangrados con aquel puré de picadillo entre las piernas... Les robaban los anillos, las medallas, la cartera… y les dejaban pudriéndose en la noche, muertos. 

Me empaquetaron el caso de rebote, así a lo tonto, por casualidad.... Que la semana anterior habían herido al Robe, el Carnicero, él, que todo lo sabía, que todo lo arreglaba, experto en sangre, amputaciones, torturas y descuartizamientos… En una refriega en un burdel, un buen tajo en el cuello, a dos centímetros escasos de la yugular. Le habían dado para el pelo, al Robe, siempre vociferando, insultando, golpeando… Tal vez reflexionara en el hospital un poco, su filosofía, el creerse dios con la pistola al cinto... Pero entre tanto yo me estaba comiendo aquel marrón, bien distinto a los otros, mi especialidad: narcotráfico, alijos, estupefacientes… Un trabajo fácil, controlar a ciertos tipos, incautar algunas dosis, hacer la vista gorda… Y recibir a cambio favores, paquetes, comisiones… O a lo sumo enchironar a alguno, pobres diablos normalmente… tres, seis, diez meses… para que el mundo se creyera un poco lo de la justicia... Pero jamás como aquel terrible asunto, algo tan siniestro como lo de las mordeduras. Que me estaba trastornando bien, con el jefe encima todo el día, echando pestes, los policías, reporteros, la asfixiante opinión pública… No sabía ya qué hacer, le daba vueltas por la noche con las fotos de los fiambres en las manos, aquellos boquetes, aquellas caras de placer… Porque además eran muy ricos, los castrados, todos hombres importantes: Director X, Señor J, Señor H… Presidentes de tal, Miembros de cual, Honoris Causa… Que de haber sido otra cosa, pobres hombres, vagabundos, emigrantes, todo hubiera sido quizás algo distinto, menos público, el asunto, menos protocolario, qué sé yo... Pero no, nada de eso, con los ricos no hay manera, todo es diferente, todo rápido y observando estrictas reglas…Y yo es que no tenía ni idea de cómo ventilar aquella historia, cómo proceder, por dónde respirar, atar siquiera un cabo... Me inventaba de todo, frente al jefe: que tal vez fuera un psicópata resentido, el autor de las matanzas, o una banda de skinheads o alguna feminista loca... Pero nada, no tragaba, la cosa... Y venga a explotar en gritos… sargento para aquí, sargento para allá… Un marrón curioso, al fin y al cabo 

Aquella tarde, la del cuarto hombre asesinado en el Mercedes, tampoco pude conciliar el sueño. Tenía que hacer algo de inmediato, tomar medidas, aunque resultasen incongruentes y absurdas. Le daba vueltas en la cama, fumando como un loco cigarrillos con aquellas fotos esparcidas por el suelo, y es que siempre era lo mismo: coágulos de sangre en todas partes y carne hecha puré. No había más, nada de lo que suele siempre sacar del apuro al poli bueno… huellas dactilares, cabellos, un mechero, colillas, barro en los zapatos... nada. Todo era muy limpio, obra de un profesional, sin duda. Le di vueltas y vueltas. Lo pensé... Hubiera preferido no tener que hacerlo, desde luego, pero no me quedaba otro remedio. Porque llega un punto, cuando ya no hay más salidas, en que todo puede ser razonable. Te ves de pronto con la soga al cuello y tienes que tragar cualquier manduca. Lo que sea. Y para mí había llegado ese momento: la hora de las claudicaciones. 

Llamé a la Comisaría para preguntar por el hospital donde habían ingresado al Robe y salí de mi apartamento al caer la noche. 

Lo nuestro era un asunto personal. Nada grave, pero desagradable, en cualquier caso. Él hacía esto y yo lo otro, él decía blanco y yo decía negro… Siempre así, disparidad total de caracteres. No nos llevábamos muy bien que digamos, pero nos respetábamos. Que cada uno hiciese su trabajo y punto, nada de comentar lo del otro, sus métodos, sus confidencias… Pero en el fondo, en lo profundo, bien guerreros los dos, prestos a saltarle al otro al cuello... Y hacia allá iba yo en mi coche, dirigiéndome a verle al hospital. Venciendo escrúpulos, por decirlo de algún modo. 

Me abrió la puerta una enfermera, una muñeca morena, bien formada, con su bata blanca perfilando aquellas curvas y sus nalgas rebotando al caminar sobre los zuecos… Iba tras ella hacia la habitación del Robe y la veía tan oronda surcando aquel pasillo, con su melena brillante y sus tremendas caderas… Así que no me di cuenta hasta que llegamos. Habitación 312: Roberto Sancristobal.

Continuará...

Vicente Muñoz Álvarez, relato incluido en Black Pulp Box/Aftersun (Aristas Martínez, 2012).

Ilustraciones by Miguel Ángel Martín.

ESTO NO RIMA en LEÓN

Os esperamos

MARCO FERRERI

domingo, 27 de mayo de 2012

LAS ESPOSAS DE STEPFORD


Basado en una inquietante novela de Ira Levin, Las esposas de Stepford (The Stepford Wives, 1975), de Bryan Forbes, es un original e inclasificable film setentero (con una estética de lo más lisérgica) a caballo entre el género de horror y la ciencia ficción, entre la crítica social y la comedia negra, que estoy convencido, hará vuestras delicias.

Después de videar hace tiempo la impresionante y estremecedora Plan siniestro, me interesé por la filmografía de su director, Bryan Forbes, y descubrí esta pequeña joya de culto, Las esposas de Stepford, una fantasía tan misógina como feminista, que mantiene el suspense y la atención del espectador desde el primer hasta el último minuto del metraje y sorprende con un ambiguo e inesperado final.

Controvertida y polémica, psicodélica y divertida, ácida y frívola, Las esposas de Stepford ha ido adquiriendo solera con el paso del tiempo, un evocador aroma bizarro y vintage, y es de ese tipo de películas delirantes que nunca se olvidan.

Una recomendación ideal para este soleado domingo en la Tierra.

v

Trailer in You Tube:

SHADOW OF YOU: Julie Driscoll.

viernes, 25 de mayo de 2012

TIERRA SIN PAN



desesperados 
indignados
quemados
perdidos

están 
mis clientes

arruinados 
frustrados
impacientes
heridos

 están 
mis clientes

desencantados 
incrédulos
asfixiados 
vencidos

 están 
mis clientes

desolación 
en sus ojos

tristeza 
en sus caras

cansancio 
en sus gestos

ya toda españa

(además de las hurdes)

tierra sin pan


v

jueves, 24 de mayo de 2012

FRIENDS


Con Felipe Zapico & Rafa Saravia 
en el Belmondo Bar

photo by Santos M.Perandones

INVOCANDO A ARTHUR CRAVAN


BLACK PULP BOX: Hoy en Madrid.


LA TIERRA PURA: Impermanencia.


Naturaleza mágica y subjetiva: misterio de las estaciones, bosques de símbolos, mística de la luz, caleidoscopios de flores, campos de fresas, insectos de fábula, caballos, perros y árboles que echan humo, música de los arrollos, armonía de la huerta, rincones umbrosos, ojos de pez, ternura y pasión, versos de escarcha, enclaves de poder, paisajes de ensueño, guiños de aves, mandalas de hielo, amaceres nublados, ocasos sangrientos, equináceas y musgo, delicadeza y perspectiva, transparencias, espíritu y libertad, playas ocultas, oasis y tierras estériles, fantasmas amables, sortilegios de otoño, fragor del invierno, celebración de la primavera, festividad de verano, cantos de infancia, nostalgia del frío, abrojos y abejas, gallinas inglesas, nidos, incertidumbres y troncos, lunas de agosto, puertas abiertas, raíces profundas, eclosión de la umbella, bicicletas y caminos remotos, jardines privados, paraísos perdidos, lunes al sol, pavos reales, cambios de muda, viejas canciones, laberintos y faunos, quimeras y revelaciones, sutiles verdades, un perro que se llamaba Paco, un burro de nombre Pascual, un gato llamado Mao, guitarras, bikinis, macetas, sandalias, palmeras, viajes, sonrisas y niños, suspiros, mornas y ausencias, melancolía, saudade, esperanza y fe, miradas hechas poesía, poesía a raíz de miradas, sentimiento puro y pura vida: la Tierra Pura.

Vicente Muñoz Álvarez

Texto para la Exposición La Tierra Pura: Imparmanencia, de Silvia D.Chica.


FOTOGRAFÍA / Exposición

Silvia D. Chica inaugura la muestra ‘La Tierra Pura’ en el hotel Quindós de León

L. Castellanos / La Crónica deLeón

Silvia D. Chica es una entusiasta del arte y a él se aproxima desde diferentes perspectivas. “Las fotografías me llevan a la poesía o al revés, la poesía me conduce a la fotografía. Generalmente van siempre unidas”, comentaba recientemente la artista leonesa a propósito de su implicación íntima y cómplice en el ejercicio de la poesía y la fotografía, dos de sus grandes pasiones que viven en ella en permanente maridaje.

Una exposición organizada por el Instituto Cervantes en la localidad brasileña de Curitiba (allí permanecerá aún hasta el 4 de junio), que disfruta de unos textos de los escritores leoneses Julio César Alvarez, Alfonso Rabanal y Vicente Muñoz Alvarez, se inaugura a las 20:30 horas en el hotel Quindós de León, donde podrá visitarse hasta el 30 de junio. 30 fotografías (realizadas entre 2006 y 2012), con sus correspondientes textos poéticos, articularán la muestra, que ha sido bautizada como ‘La Tierra Pura: impermanencia’. Las imágenes han sido tomadas en la Montaña leonesa, también en La Sobarriba (comarca con la que ella estrecha lazos cómplices), así como en la campiña inglesa o en Tenerife, se recrean en el detalle y son depositarias por parte de la autora de una visión honda de lo retratado.

“El tema central siempre ha sido la Tierra: sus cambios, el baile de las estaciones, los pequeños brotes que cada año nos recuerdan que de nuevo todo vuelve a germinar”, asegura la autora y fundadora de Vinalia Trippers.

miércoles, 23 de mayo de 2012

COMBATE DE VERSOS


Felipe Zapico y Vicente Muñoz libran un ‘combate de versos’ en el Belmondo

La iniciativa forma parte del homenaje de Leteo al escritor y boxeador Arthur Cravan

Castellanos / La Crónica de León

Arthur Cravan es un escritor peculiar. Alternaba el oficio de poeta con el de boxeador y no era muy bien considerado entre los literatos respetados de la época dado su carácter extravagante y nada ortodoxo. A través de la revista que editó, Maintenant, publicó toda clase de escritos, cuyo estilo ha sido catalogado como antecedente del dadaísmo. Su actitud siempre resultó irreverente y transgresora. Nació en Lausana un 22 de mayo de 1887. Y esa fecha es la excusa a la que Felipe Zapico y Vicente Muñoz Álvarez, dos de los representantes más activos de la cultura leonesa contemporánea, han acudido para citarse hoy, a las 20:30 horas, en el bar Belmondo para rendir tributo a Cravan librando un ‘combate’ de versos. Cada cual irá midiéndose a algunos de los poemas del escritor suizo, sobrino de Oscar Wilde y desaparecido en 1918 en algún lugar del Golfo de México en una travesía por el Atlántico.
Se trata de una iniciativa del Club Leteo que se incluye en el programa de ‘jam sessions’ poéticas que se vienen organizando desde hace varias semanas en el bar Belmondo, en la calle San Lorenzo de León. En esta, el protagonismo reside en el polifacético artista leonés Felipe Zapico y en Vicente Muñoz, artífice de la publicación independiente Vinalia Trippers.


Vicente Muñoz y Zapico leen a Cravan en el pub Belmondo

Diario de León 23/05/2012

Vuelven las Jam Sessions al Bar Belmondo de la mano del Club Leteo. Hoy, los protagonistas son los escritores leoneses Vicente Muñoz Alvarez y Felipe Zapico, que leerán versos en el aniversario del nacimiento de Arthur Cravan. Además se sortearán dos ejemplares de Cartas de Amor a Mina Loy. Después de la lectura de los poetas se abrirá el micrófono para que cuantos asistentes quieran, se animen a leer textos suyos o de poetas que admiran. El escritor Rafael Saravia es el encargado de organizar estas veladas literarias. Estos ‘happening’ poéticos se celebran dos miércoles de cada mes y cuentan con la colaboración del Club Cultural Leteo, de León.

Lugar: Bar Belmondo (San Lorenzo, 1).

Hora: 20.00.


Jam poética temática dedicada a Arthur Cravan en el Bar Belmondo

Por Cristina García / Club Leteo | 22/05/2012

Hoy miércoles tendrá lugar el tercero de estos eventos, que reúne, en este caso, a dos figuras muy destacadas del panorama cultura leonés: Vicente Muñoz y Felipe Zapico.

Hoy miércoles 23 de mayo Vicente Muñoz y Felipe Zapico participarán en un recital poético en el Bar Belmondo, organizado por el Club Leteo y el propio Belmondo dentro del ciclo de Jam Sessions Poéticas 'Al final de la escapada'. Como viene siendo habitual, coordinará el acto Rafael Saravia.

Esta jam es la primera de una serie de jams temáticas, y es que en este caso será en homenaje al poeta-boxeador Arthur Cravan (cuyo nacimiento se celebra). Así pues, se sortearán dos libros cedidos por la Editorial Periférica entre los asistentes. Después de la lectura de los poetas invitados, se abrirá el micro para que cuantos asistentes quieran se animen a leer textos suyos o de poetas que admiran.

Miércoles 23 de mayo, 20:30 horas.

Bar Belmondo (C/ San Lorenzo, 1).

Entrada gratuita.

martes, 22 de mayo de 2012

VIC & ZAPI vs CRAVAN

POESÍA AL FINAL DE LA ESCAPADA: Homenaje a Arthur Cravan.


Este miércoles a las 20:30, con 90 versos de peso y calzón blanco, Vicente Muñoz Alvarez en la esquina izquierda. Con 111 versos de peso y calzón gris, tambien en la esquina izquierda (siempre izquierda) Felipe Zapico Alonso

El espectáculo está asegurado! 

El ring: Bar Belmondo. Árbitro: R. Saravia

Os esperamos

lunes, 21 de mayo de 2012

FELIPE ZAPICO vs VICENTE MUÑOZ: Homenaje a Arthur Cravan.



Vuelven las Jam Sessions al Bar Belmondo, de la mano de Club Leteo. Este próximo miércoles 23 de Mayo, redoblamos nuestra apuesta y os proponemos una velada muy especial. Contaremos con la presencia de dos de los poetas que más admiramos: Vicente Muñoz Alvarez & Felipe Zapico que nos honrarán con sus versos en el aniversario del nacimiento de Arthur Cravan. Además sortearemos dos ejemplares de "Cartas de Amor a Mina Loy" cortesía de Ed.Periferica. 

Os dejamos un poco de info sacada de la wikipedia sobre Cravan. 

Arthur Cravan (seudónimo de Fabien Avenarius Lloyd) nació el 22 de mayo de 1887 en Lausana. Era hijo de Otho Holland Lloyd y sobrino de Oscar Wilde, que se había casado en 1884 con Constance Mary Lloyd, hermana de Otho.

Durante su corta vida, se dedicó al boxeo, la literatura y la poesía, y llevó una vida de bohemio.

Los motivos de la elección del seudónimo de Arthur Cravan son desconocidos.

Entre 1912 y 1915, en París, fue el editor y único redactor de la revista Maintenant, de la que produjo cinco números. En ella se unían a las críticas literarias y artísticas excentricidades y provocaciones de todo tipo, prefigurando la aparición inminente de lo que sería el movimiento Dadá. El autor "muestra una concepción enteramente nueva de la literatura del arte que corresponde a la que podría ser, en el terreno del gran espectáculo, la del luchador ambulante o el domador. Llevado de su odio a las librerías enrarecidas donde todo se confunde y, aunque nuevo, está lleno de polvo, Cravan empuja delante de sí el stock de ejemplares de Maintenant en un carrito sin toldo: ¡Veinticinco céntimos el ejemplar! La cortísima y limitadísima experiencia en cuestión parece, a distancia, haber ejercido una virtud descongestionante de primer orden. Es imposible no encontrar en ella los signos precursores del Dada, pese a que la solución buscada allí al malestar intelectual escape por un lado completamente diverso.

Se propone rehabilitar el temperamento, en el sentido físico de la palabra (ya no regresión hacia la infancia del hombre, sino hacia la del mundo, la prehistoria, amor al tío, en este caso Oscar Wilde, presentado en sus últimos años como un paquidermo: "Le adoraba porque parecía un gran animal"; para describirse a sí mismo el poeta encuentra estos acentos líricos [...]"(1)

Por ejemplo, después de haber insultado a la pintora Marie Laurencin, pareja de Guillaume Apollinaire, se vio obligado a rectificar y lo hizo en estos términos:

Puesto que yo he dicho: « He aquí una que necesita que se le levanten las faldas y se le meta una gran... en cierto sitio», yo pido simplemente que se debe entender: « He aquí una que necesita que se le levanten las faldas y se le meta una gran astronomía en el Teatro de Variedades»

En cierta ocasión anunció que se suicidaría en público, lo cual concentró un gran número de curiosos a los que, después de acusarlos de voyeuristas, ofreció una conferencia excepcionalmente detallada sobre la entropía.

En 1915, huyendo de la Primera Guerra Mundial, abandonó Francia y se refugió en Barcelona, en donde volvió a ejercer de boxeador. Organizó un combate con el campeón del mundo Jack Johnson (boxeador), que le dejó KO en el SEXTO asalto, si bien lo tuvo a merced desde el primer instante, Johnson había cobrado dinero por la filmación del combate, estipulando una duración mínima del mismo, por lo que tuvo que esperar al sexto asalto para hacerlo.

A continuación se embarcó para Nueva York, donde estableció relaciones con diversas personalidades, entre ellas la poeta Mina Loy, con la que vivió una intensa pero breve pasión. Tomándolo por modelo, ella comenzó una novela titulada Colossus, que dejó inacabada.

Arthur Cravan desapareció en 1918(2), en algún lugar del Golfo de 
México, durante una travesía por el Atlántico. Su cuerpo nunca fue encontrado.



Miércoles, 23 de mayo, 20.30 horas, Bar Belmondo, León.

ROBERT MULLIGAN

sábado, 19 de mayo de 2012

CONCIENCIACIÓN



 ir al bosque a buscar setas:
 el mejor remedio contra el esplín 
& la crisis

cuando ya no puedo más, justo antes de terminar la ruta, al límite  ya de mis fuerzas, agotado, estresado, consumido, abúlico y desmotivado, ir al bosque a buscar setas es sin duda la mejor terapia, como un renacer, la mejor forma de olvidar los zapatos y desconectar de babilonia y del mundo a fuerza de concentrarme en el suelo del bosque sin pensar en nada más, en ninguna otra cosa (concienciación, que dirían los budistas y el tantra), hasta lograr llenar la cesta.

boletus pinícolas (en las fotos de Jul), edulis o estivalis en primavera, y lactarius, macrolepiotas, tricholomas, senderuelas, lepistas, pleourotus, coprinus y champiñones en otoño, presentes  de pachamama, perlas ocultas en el corazón del bosque, caricias amables para los sentidos.

largos paseos silenciosos bajo los robledales y hayedos, entre castaños y encinas, sobre la hojarasca y el musgo, que se convierten  en meditación perfecta y pura, bálsamo para la cabeza y el cuerpo.

tiendas, clientes, impagos, hoteles, maletas, muestrarios, naufragios y angustias se diluyen como por arte de magia en mi mente al caminar por el bosque, predisponiéndome para el sosiego y la ensoñación.

sin apenas sentirlo forzarlo
 renace de mis cenizas el fénix
& ocurre de nuevo el milagro

Vicente Muñoz Álvarez

jueves, 17 de mayo de 2012

DESAZÓN DE LAS SÁBANAS FRÍAS


al fin se han terminado las noches fuera de casa, las veladas tediosas de hotel, el insomnio, la soledad, los somníferos, el desasosiego, la ansiedad, las horas vencidas, los amaneceres gristes y el extrañamiento... 

me faltan aún para terminar varias visitas, restos de los restos, pero atrás quedan ya las noches fuera y la desazón de las sábanas frías, de las habitaciones vacías, de los baños asépticos y los kits invariables de aseo (jabón gel peine champú), de las mujeres ojerosas de la limpieza y las huellas de otros viajeros, de las puertas numeradas y los pasillos oscuros, de los menús baratos y el olor a comida en la ropa, del destierro y la despersonalización.... 

quedan atrás como una maldición las noches fuera de casa y comienzan en los ratos libres los primeros atisbos de ensoñación, los paseos a setas por el bosque con mi perra y mi chica y el calor amable del hogar y el reencuentro... 

mientras babilonia
sigue rugiendo
como una bestia herida
y en mi interior
 lentamente
se extinguen 
las llamas

v

miércoles, 16 de mayo de 2012

J.M.VARA vs BABYLON


Conocí a José Manuel Vara en el año 1996, en pleno fin de siglo y milenio, mediante un intercambio casual de fanzines. Supongo (ya no lo recuerdo) que fuera a través de la sección de revistas alternativas que publicaba regularmente Ajoblanco... Y así fue como recibí su visceral y tremendo Atrocyty Exhibition, una de los zines más cañeros e irreverentes de aquellos tiempos salvajes: cine gore, poemas oscuros, prosa espontánea, comic e ilustración... Y referentes comunes, también: Tom Waits, Abel Ferrara, Fassbinder, Lidia Lunch, Nekromantic, Miguel Ángel Martín... A cambio, yo le enviaba puntualmente nuestro psicotrónico Vinalia Trippers, y poco a poco, casi sin darnos cuenta, ampliando y poniendo en común esfuerzos y círculos, la red fanzinerosa que unos pocos tejimos se fue ampliando y autores como David González, Hernán Migoya, Sergi Puertas, Eva Vaz, Nuria García Benito, Alfonso Xen Rabanal y otros muchos francotiradores de la palabra se fueron uniendo al grupo... Ese fue, ha sido el germen para muchos de los proyectos en los que uno y otro hemos seguido trabajando después. 

Un tanto incrédulos y despistados, recibimos a continuación el nuevo milenio, y durante algunos años el impacto de los blogs y revistas digitales desplazó a los zines de grapa y papel, haciendo que muchos nos perdiéramos en la niebla y el caos... 

Hasta que a raíz de la antología Resaca/Hankover: Un homenaje a Charles Bukowski, volvimos a contactar y a trabajar de nuevo en equipo. 

Desde entonces sigo sus blogs y su propuesta subterránea y rotunda, y estoy más que atento a los autores que promociona y descubre y, por supuesto, a sus poemas, vídeos y textos. 

Daño selectivo (finalmente titulado Poesía Bastarda de saldo), el poemario que ahora presenta, es Vara en estado puro: vísceras, alcohol y sangre, ultraviolencia, desamor y sexo, trauma y pasión en desbordadas dosis: un catálogo de perdedores y olvido, de outsiders y perros de lluvia, de paranoias, naufragios y nostalgias diversas... Versos directos al corazón y a las entrañas, puñetazos contra el stablismen y la burguesía, jarros de agua fría contra los tabúes y los convencionalismos. 

Vara es, qué duda cabe, un agitador cultural y un bastión de resistencia frente al adocenamiento y la mansedumbre, un loco de la poesía, un terrorista literario y un ejemplo de integridad a seguir... Y no tanto ya por sus versos, interesantes e intensos de por sí, sino por la forma de atacar con ellos a Babilonia y de enfrentarse, mediante la palabra, a la sociedad y el mundo. 

Poesía, en cualquier caso, no apta para menores ni académicos ni ratones de biblioteca... Poesía escatológica y dura como el pedernal, sudorosa y tremenda, epantante y guerrera... Poesía, en suma, para este nuevo y alienante milenio que nos ha tocado vivir. 

Salud & Revolution, J.M. 
& que Hank nos guarde de los Bichos Malos. 


Vicente Muñoz Álvarez


Prólogo para Poesía Bastarda de Saldo, de José Manuel Vara.

JERÓNIMO: Silence of the night.

sábado, 12 de mayo de 2012

RUTA 31



nunca tan complicado 
como esta vez

tan difícil 
inhóspito cruel

jamás tanta evasiva
 pesimismo miedo

todo son excusas 
desplantes negativas

desidia alarmismo
malas caras

ni rastro de esperanza
ni rastro de fe

v

viernes, 11 de mayo de 2012

BLACK PULP BOX en La Crónica de León.



Vinalia participa en un ambicioso proyecto sobre el blaxploitation

Incluye 6 publicaciones y casi 1.000 páginas de textos, cómics e ilustraciones


L. Castellanos / La Crónica de León

Aristas Martínez, la editorial de Cisco Martínez y Sara Herculano y entregada al auspicio de proyectos que abarcan diferentes géneros, están dominados por el riesgo y se ajustan a ciertos modelos de vanguardia, se puso en contacto con la leonesa Vinalia Trippers coincidiendo por parte de esta con la publicación de su nueva entrega, ‘Trippers from the Crypt’, para que colaborara en una ambiciosa empresa creativa, ‘Black Pulp Box’, a través de la cual se pretendía rendir tributo al blaxploitation, un movimiento cinematográfico que vivió su mayor auge a principios de los setenta, contó con el protagonismo de la comunidad afroamericana y sus bandas sonoras disfrutaron de enorme popularidad. Se trata de una caja ‘pulp’ que contiene seis publicaciones (‘Amazing Bold Stories’, ‘Betunia’, ‘Black Super Power’, ‘Aftersun’, ‘Supernegro’ y ‘Carnaval según San Judas’ son sus títulos) y más de novecientas páginas de textos, comics e ilustraciones dedicadas al género.

Y así de los ochenta y cinco autores que participan en el proyecto, varios pertenecen a la cantera de Vinalia Trippers: quince narradores (entre ellos, los leoneses Xen Rabanal, Felipe Zapico, Toño Benavides, Julio César Álvarez y Vicente Muñoz) y trece ilustradores y dibujantes (Miguel Ángel Martín, Silvia D Chica, Toño Benavides y Julia D Velázquez como representación de León). De esta manera, se confirma la relevancia que este proyecto editorial leonés, liderado por Vicente Muñoz, ha ido cobrando no ya sólo en la cultura provincial, sino también a nivel nacional.

Una antología de relatos, una revista de cómic, un ensayo de Daniel Ausente, dos novelas cortas (de Francisco Javier Pérez y Cisco Martínez) y un fanzine integran el contenido de la caja ‘Black Pulp Box’, ya puesta a la venta. 

Fundamentalmente, donde ha participado Vinalia Trippers en este proyectoes en ‘Aftersun’, un fanzinebook en el cual ha colaborado también 5000 negros, referente imprescindible, al igual que los leoneses, en España en el campo del fanzine. El resultado ha sido una publicación de casi doscientas páginas dominada por la variedad y ajustada plenamente a la filosofía que se ha pretendido aplicar a todo el conjunto del ‘Black Pulp Box’, cuya presentación ha sido cuidada con especial esmero y detalle.

miércoles, 9 de mayo de 2012

EL MAGO



Entré en su tendejón al atardecer de un día lluvioso, abrumado por un vago sentimiento de congoja que se había ido adueñando de mi espíritu. En el interior todo era chillón y adamascado: los tapices, los muebles, los grabados y aquella esencia empalagosa de perfumes exóticos. El mago observaba mis gestos con suma languidez, recostado sobre una otomana elevada algunos centímetros del suelo. Su voz era aguardentosa y ronca y fluía sin apenas movimiento de sus labios. Entonces, al mirar en su bola de cristal, vi mi propio cuerpo transparentando su interior: mis órganos latían con pesadas covulsiones, mi sangre corría rauda por mis venas y se retorcían mis intestinos en un movimiento cansino y torpe. Todo parecía seguir un orden correcto, anatómicamente sano. En cambio mi corazón presentaba algo anormal, una mancha apenas perceptible que él amplió con un chasquido de sus dedos para dar luz a un gusano de cuerpo cavernoso que lo devoraba lentamente... 

Salí corriendo de aquel tendejón espectral y en los días sucesivos fui asistido por los más insignes médicos, que confirmaron, tras un reconocimiento minucioso, el perfecto estado de mi corazón. Y sin embargo yo creía escuchar a aquel gusano horadando por dentro... 

Durante algunos meses me atormentó continuamente su eco. Por eso regresé al callejón donde visité al mago tiempo atrás, aunque los vecinos afirmaron que jamás estuvo allí. Desde entonces la hiperestesia figurada y el pavor me transformaron en un perfecto hipocondríaco. Hasta que un año más tarde, súbitamente, un infarto de miocardio terminó con mi obsesión. 


Vicente Muñoz Álvarez, de Marginales (Eje Ediciones, 2008).

Ilustraciones by Mik Baro.


lunes, 7 de mayo de 2012

BLACK PULP BOX: Aftersun.



saluda editorial 

Sí, amigo, estás leyendo una publicación posmoderna que te habla en times new roman. Para ir cogiendo confianza hemos decidido escribirte con estas letras de curvas tan familiares. Ya te advertimos que en adelante este pequeño homenaje frontal se irá diluyendo sin necesidad de disparar a la sheriffa. Cierto es que en sus últimos 20 años de tiranía con el procesador de textos has aprendido lo que es una cursiva y una negrita, confiesas haber abusado más de la cuenta del corta y pega, y has deseado en secreto un control z en tu vida, una doble tecla reparadora, un rebobinador rewind... Si has sido editor universitario, tendero con cpu bajo el mostrador e impresora de gatillo fácil o escritor de diez copias en canutillo -cinco para la familia y otras tantas para el Nadal- sabes de lo que hablo. Una página más y entrarás de lleno en el mundo de las máquinas de escribir y las imprentillas. 

aftersun es un fanzinebook 

Los Aristas Martínez convocamos para esta publicación a dos de los más interesantes fenómenos del magazine alternativo de nuestro país: Vinalia Trippers y 5000 Negros, que contaban con cierto grado de organización (no veas, amigo, la de anarquistas que hay ahí fuera grapando creatividad...) y cabal periodicidad (puedes encontrar infinidad de ejemplos de fanzines cuyos números y épocas coinciden en cifras). Como editorial decidimos volver a nuestros orígenes y sacar del baúl El Casco, el fanzine donde empezamos, para unirnos al tándem de los 5000 Trippers en esta aventura, y llamar a algunos de nuestros colaboradores editoriales, presentes y futuros. Bien es cierto que hemos echado de menos poder contar con la colaboración de dos de las publicaciones alternativas más fascinantes que existen: Mondo Brutto y Vacaciones en Polonia, pero se nos hizo tarde y no pudimos avisarles a tiempo para que nos contaran toda la letra pequeña del tema elegido para este número. 

lo negro 

El diferente a nosotros tiene una serie de tópicos asociados por nuestras comunidades que distorsionan cualquier tipo de conocimiento objetivo del individuo. A sabiendas de que el sexo, la edad, el origen o la raza de una persona siguen siendo hoy día motivo de exclusión, nos vemos con la suficiente madurez para abordar esos tópicos, con el necesario respeto, dentro la normalidad con la que estos han ido desapareciendo, sin olvidar la denuncia a esos repugnantes individuos que viven entre nosotros dispuestos a recuperarlos. 

música 

Aftersun necesitaba una banda sonora, así que hemos traído al que más sabe del tema: Miguel Ángel Sutil, director de la revista Enlace Funk desde que la fundara en 1996. A nuestros requerimientos sobre este homenaje cañí a la blaxploitation tuvo que decidirse entre el bogaloo (ese estilo musical mezcla de música negra y ritmos latinos) y lo que finalmente nos trae a los platos: bandas españolas de los últimos 15 años con sonido negro: Let’s funk!

sábado, 5 de mayo de 2012

J.K. HUYSMANS: Spleen, decadencia y fin de siglo.



Todo fin de siglo parece infundir cierto cansancio, cierto abatimiento, cierta laxitud: simboliza de algún modo el término de un ciclo, el advenimiento de un lánguido otoño. Quizás por ello, todo fin de siglo tiña de disidencia y desencanto la génesis del arte. 

En relación a lo dicho, pocos autores tienen aún tanto que aportar al lector de la actualidad como Jois Karl Huysmans, artífice y primer profeta del decadentismo. 

Nacido en París en 1848, se inició en la escuela naturalista, dando luz en su seno a sus primeras novelas: Marthe, Las hermanas Vatard y Aguas abajo, y participando activamente en las famosas Veladas de Medan que organizaba Zola. Se trataba, en cualquier caso, de un naturalismo incipiente y aún minoritario, dentro del cual Huysmans parecía moverse a la contra. Pero cuando pasado el tiempo amenazó con convertirse en escuela, Huysmans no dudó en abandonar su filiación y manifestó su disidencia con la publicación de su gran obra maestra, Al revés, que revolucionó los ambientes literarios de la época, convirtiéndose en estandarte de la vanguardia finisecular. 

El libro comenzaba con una cita que adelantaba ya su contenido: "Es preciso que yo me divierta por encima del tiempo, aunque el mundo sienta horror de mi regocijo y su grosería no sepa lo que quiero decir"; manifestación inequívoca de los pilares que lo sustentaban: el hastío existencial y la evasión de lo prosaico mediante el artificio. 

Su protagonista, Des Esseintes, desengañado de todos y de todo, frustrado por el tedio, abatido por la hipocondría y el spleen, decide recluirse en un caserón de las afueras de París para construir un paraíso donde lo ilusorio supere a lo real y el artificio aplaque la sed de los sentidos, un paraíso de flores carnívoras y exóticas, de drogas visionarias y cuadros lúgubres, de gemas, libros y esencias exquisitas, un paraíso, en suma, donde el artista supla la realidad por el ensueño para sublimar en él su arte. 

La novela, entendida de este modo, supone la consagración más lúcida de la Teoría de las correspondencias, según la cual la naturaleza en un gran bosque de símbolos donde todo olor, todo perfume y todo color encuentran su analogía en frases y sonidos que el artista necesita desvelar para dotar a su obra de armonía. En el libro abundan los ejemplos al respecto: "Cada sentido es susceptible de percibir impresiones nuevas, de duplicarlas, de coordinarlas, de componer con ellas ese total que constituye una novela", "Cada licor corresponde en cuanto a gusto al sonido de un instrumento", "En la perfumería el artista remata el olor inicial de la naturaleza", etc. 

Al revés se nos presenta así como una apología de la disidencia y el individualismo, la odisea de un hombre que busca un lugar fuera del mundo "donde refugiarse del incesante diluvio de la tontería humana". Des Esseintes no encarna solo una postura existencial decadente, encarna la insatisfacción vital que, en mayor o menor grado, llevamos todos dentro, esa vacuidad y ese desdoblamiento que parece, en ocasiones, invitarnos al suicidio. 

Aún recuerdo la impresión que su primera lectura me produjo, hace ya muchísimo tiempo. Por aquel entonces desconocía tanto a Huysmans como al decadentismo, y solo vagamente me sonaban los nombres de Baudelaire, Verlaine, D'Nunzzio, Wilde o Rimbaud, personajes de algún modo conectados con el mensaje del libro. Elegí el volumen por la sinopsis de la contraportada y durante varios meses pospuse su lectura hasta el día en que finalmente la abordé sin mucho entusiasmo. Y entonces se produjo la explosión. Página tras página me fueron cautivando las excentricidades de su protagonista, su invitación al escapismo y aquel desprecio visceral hacia lo multitudinario. Luego, con el paso del tiempo, aquel libro se convirtió para mí en algo más que una novela, su mensaje fue adquiriendo solera en mi memoria, desplegándose en todo su significado y adaptándose a la forma de interpretar mi propia vida. Y aún hoy, al releer por enésima vez sus páginas, comprendo por qué le debo a Huysmans tantas cosas. 

Tras el clamoroso éxito de Al revés, parecía que al autor no quedaran más caminos. Barbey d'Aurevilly, el único crítico que en realidad le comprendió en su día, afirmó: "Después de haber escrito semejante libro, al autor solo le queda la posibilidad de escoger entre pegarse un tiro o ir a postrarse a los pies de un crucifijo". 

Esto último fue por lo que Huysmans a la larga apostó. Pero antes sorprendió de nuevo con la publicación de Allá lejos en 1891, novela que conecta con el satanismo medieval a través de la siniestra biografía de Gilles de Rais, el asesino en cadena más famoso de la historia. 

Allá lejos propone de nuevo una evasión, la huida de un escritor misántropo y desengañado al salvaje demonismo del medievo. A su fama de escritor decadente, Huysmans sumaba de este modo la de satánico y sacrílego. 

Pero aún no habían terminado las sorpresas. Dicen que el libertinaje es el mejor camino al misticismo. Quizás por ello, Huysmans inicia en lo sucesivo un acercamiento al catolicismo que culmina en 1899 con su profesión formal de fe y que ilumina sus tres últimas novelas: En ruta, La catedral y El oblato

Ese fue, a su modo, su último reto, su manifestación definitiva y más radical de inconformismo. 

La trayectoria de Huysmans y el mensaje subversivo e iconoclasta de sus libros hacen hoy su lectura de todo punto recomendable e imprescindible. Porque en este siglo XXI, masificado y terminal, desvalorizado y por completo decadente, se echan de menos ejemplos de un individualismo como el suyo.


Vicente Muñoz Álvarez

viernes, 4 de mayo de 2012

MARIHUANA PARA LOS PÁJAROS


Editorial Baile del Sol. 209 páginas. 1ª edición de los poemarios 1970-1983. Ésta edición de 2008.

Hace ya 4 años, cuando Baile del Sol, publicó esta poesía reunida de Raúl Núñez (Buenos Aires, 1946 ó 1947 – Valencia, 1996), bajo el título de Marihuana para los pájaros (palabras tomadas de uno de sus versos), recuerdo haber leído comentarios elogiosos sobre este autor en el blog Hankover (lo tengo enlazado a la derecha), gestionado por los escritores Vicente Muñoz Álvarez y Patxi Irurzun. Hankover, que ahora funciona como un fanzine literario, nació para promocionar un libro donde un grupo de autores rendían un homenaje a Charles Bukoswki, narrador y poeta con el que Vicente Muñoz Álvarez relaciona a Raúl Núñez. En su blog, Muñoz Álvarez escribe sobre Núñez: “Un autor al que venero con especial devoción, el heredero hispano de la Beat Generation y el pionero del realismo sucio en nuestro país”.

Me informé sobre Raúl Núñez y pronto me llamó la atención su poderosa aura de autor maldito: su poesía -publicada en España en la década del 70 y el 80 del siglo XX- sobrepasado ya el año 2000 estaba casi olvidada, salvo para un grupo de incondicionales y amigos; y sus textos descatalogados eran muy difíciles de encontrar. Gracias principalmente a la labor de Alfons Cervera y de Uberto Stabile, poetas y amigos de Raúl Núñez (autores además del prólogo y del epílogo, respectivamente, de Marihuana para los pájaros), se han podido reunir sus innecontrables libros de poesía y una editorial pequeña, pero con un fuerte afán de difusión cultural, como es Baile del Sol, pudo publicar en 2008, en un solo volumen, sus 5 títulos de poesía (más un poema inédito).
Y lo curioso es que si se habló –siempre a un nivel restringido- de este rescate de Raúl Núñez hace unos pocos años, para la mayoría de los interesados en la literatura fue una sorpresa; fue, por completo, la aparición de un nombre nuevo. Yo, sin ir más lejos, no había oído nunca nada sobre él, y lo extraño, lo que convierte su olvido en algo sangrante, es que durante al menos algunos años de la década de 1980 Raúl Núñez tuvo que gozar de cierto éxito literario: dos de sus novelas, Sinatra. Novela urbana (1984) y La rubia del bar (1986) las editó Anagrama, y además, ambas, tuvieron su adaptación cinematográfica; la segunda dirigida en 1986 por Ventura Pons y la primera por Francesc Betriu en 1987.

El año pasado, a la hora de cobrar mis derechos de autor por la publicación de mi novela Acantilados de Howth en Baile del Sol, le pedí unos cuantos libros a la editorial, entre los que estaba Marihuana para los pájaros, que reúne los siguientes libros de poesía: San John López del Camino (1970-1971), Poemas de los ángeles náufragos (1969-1970), (1983), Jougla rock (1971-1972) y People (1974).

Lo primero que me ha llamado la atención de Marihuana para los pájaros es que los poemarios no están ordenados de forma cronológica. Especulo que esto se debe a la búsqueda de un equilibrio para esta compilación: los dos últimos libros son bastante diferentes a los otros tres.

Yo, para facilitarme la tarea, los voy a comentar por orden cronológico:

Continúa leyendo aquí:


David Pérez Vega